Paulino Rivero

'Exigiremos una reforma laboral pactada'

Pragmático en el ejercicio de la política, el presidente de Coalición Canaria tiene claro que apoyará al próximo Gobierno en todas las reformas económicas que promueva si van acompañadas del diálogo. Sus votos pueden ser imprescindibles.

Para Mariano Rajoy puede ser su tabla de salvación si el 14 de marzo no logra la mayoría absoluta. Paulino Rivero asegura que Coalición Canarias tampoco hace ascos a colaborar con el PSOE, pero las tendencias, mantiene, no van en esa dirección.

Pregunta. Le señalan a usted como uno de los principales interesados en que el PP no obtenga mayoría absoluta.

Respuesta. Sería una buena lección para el conjunto del Estado que no hubiera una mayoría absoluta, también sería bueno para Canarias. Las razones son obvias. Hoy ya tenemos perspectiva para comparar cómo se ha gestionado desde el PP la mayoría absoluta y cómo ha funcionado desde el Gobierno cuando ha necesitado el apoyo de otras fuerzas políticas. Lo mismo pasó con los gabinetes de Felipe González. En ambos casos, mayoría absoluta ha sido sinónimo de prepotencia y de ruptura de diálogo con los distintos territorios. El PP ha tenido en la última legislatura gestos de intolerancia.

'La tercera reforma fiscal que propone el PP me parece sensata, pero intentaremos incorporar en ella el coste que implica para los canarios vivir en el archipiélago'

P. Pese a ello, ustedes casi nunca le negaron a José María Aznar el apoyo.

R. Cuando abandonó el espacio de centro reformista y se olvidó del diálogo nosotros votamos en contra en cuestiones como las parejas de hecho, la reforma laboral o las iniciativas relacionadas con la tragedia del Prestige o la guerra de Irak. En el último año le dimos la espalda en una treintena de votaciones y nos desmarcamos del PP. Lo que sí hemos apoyado es la política económica y presupuestaria y las reformas dirigidas a la pequeña y mediana empresa porque han ayudado a crear cuatro millones y medio de puestos de trabajo y han contribuido a afianzar a España en la UE. A Aznar le han perdido las formas y ha creado situaciones de tensión innecesarias.

P. Lo que se percibe por los ciudadanos es mejor clima económico que político.

R. Claro, desde los sectores empresariales más sólidos de este país se valora bien la situación económica, que todo apunta a que va a ir mejorando. Hay tranquilidad social con acuerdos entre empresarios y sindicatos y lo que se percibe es tensión política por las formas del Gobierno.

P. ¿Qué precio pondrán desde Coalición Canaria al próximo Ejecutivo para tener su apoyo?

R. La primera condición es que no genere ninguna situación de insolidaridad en alguna comunidad autónoma. En Canarias no queremos privilegios pero sí que se articule la política económica en un territorio que es diferente por la insularidad. La segunda exigencia es que gobierne desde el diálogo y el entendimiento, sin generar tensiones gratuitas ni crispación. Es prioritario tender puentes de diálogo con los distintos territorios y también con sindicatos y empresarios para seguir creciendo.

P. Pues algunos sectores políticos siguen viendo en la coalición que preside una especie de gestoría que gestiona intereses determinados.

R. En los últimos ocho años hemos demostrado con creces que nosotros representamos un nacionalismo distinto. Ha habido otras fuerzas nacionalistas que se han comportado de forma diferente, las tenemos respeto, pero nos hemos limitado a defender a un territorio específico sin olvidar la responsabilidad y el compromiso con el resto de España. Nunca nos hemos mirado al ombligo y sí al conjunto del Estado.

P. Antes citaba su oposición a la última reforma laboral. Si el Gobierno intentara hacerla con los mismos mimbres, ¿le darían su respaldo?

R. En 2002 dimos un no contundente a la reforma laboral que pretendía el PP porque era disparatada y le obligamos a rectificar. Si quiere contar con nuestro apoyo debe ser una reforma pactada que tenga en cuenta los intereses de los empresarios y de los trabajadores. Una reforma laboral descompensada no sería buena para crear empleo.

P. ¿Sería imprescindible que viniera avalada por el acuerdo entre sindicatos y empresarios?

R. Por supuesto. La carencia de este acuerdo fue uno de los grandes errores en el planteamiento del Gobierno. Con ello rompió una línea de trabajo de seis años de entendimiento entre los agentes económicos. Sólo daremos nuestro apoyo a la reforma laboral si previamente la respaldan sindicatos y empresarios.

P. ¿Cabe el mismo planteamiento para la tercera reforma fiscal que promete el PP?

R. Nos parece una buena reforma pero si tenemos posibilidad la matizaremos.

P. ¿Cómo?

R. Intentaremos incorporar a la oferta el coste de la insularidad de Canarias, el coste de vivir en el archipiélago.

P. ¿Tienen hechos los números?

R. Todavía no, pero anticipamos que la oferta fiscal del PP nos parece razonable. Le daremos nuestro apoyo en el Parlamento si incorpora finalmente el plus de la singularidad de Canarias.

P. ¿Descartan ayudar a Zapatero a llegar a La Moncloa?

R. Estamos dispuestos a alcanzar acuerdos con el partido que obtenga la confianza mayoritaria de los españoles. Si es el PP, seguiremos una línea de colaboración. Si es Zapatero, estaremos encantados de hablar con nuestro programa sobre la mesa.

P. Pero ustedes en Canarias gobiernan con el PP.

R. No importa. Damos prioridad a los pactos en el ámbito del Estado. Pero las tendencias son las que son. El PSOE no ha sabido rentabilizar errores del PP tan importantes como el Prestige, la guerra o la fallida reforma laboral.

'No participaríamos en un batiburrillo de Gobierno'

En su fuero interno, Paulino Rivero se cree las tendencias que anticipan las encuestas sobre intención de voto y, por tanto, se ve abriendo después de marzo una nueva etapa de colaboración con un Gobierno del PP. 'Zapatero ya ha dicho que renunciará a gobernar si el PSOE no es el partido más votado y, por lo tanto, ha descartado una fórmula de 'batiburrillo' entre muy diferentes fuerzas con distintos modelos de entender España. No vemos un gobierno de 135 diputados con la suma del PNV, CiU, Esquerra... de todos contra el más votado. Nosotros no participaríamos en eso', afirma rotundo el presidente de Coalición Canaria. Rivero alega que de la posición política actual del PP y del PSOE 'no somos culpables los demás'.

Cuando se le pregunta si sus diputados se van a sentir incómodos sentados al lado de los de Esquerra Republicana, formación que incluso podría llegar a tener grupo parlamentario propio, Rivero razona: 'Somos respetuosos con la voluntad de los ciudadanos de todos los territorios. Si ERC obtiene representación parlamentaria después de las elecciones del 14 de marzo, pues tendrá todo nuestro respeto aunque no compartamos con este partido ni su forma de entender el Estado ni el comportamiento que está teniendo el señor Carod-Rovira'.

El presidente de Coalición Canarias defiende con un argumento muy simple la razón de su presencia en el Congreso: 'El concepto que tienen de las islas los partidos de ámbito estatal es siempre el mismo. Si no existiéramos nosotros, el Gobierno de turno siempre aplicaría las mismas medidas para la península y para Canarias'.