Conflicto

Los sindicatos desconvocan la huelga de controladores en Francia

Los controladores del aeropuerto parisino de Orly, en huelga desde el pasado lunes, ha aprobado hoy por unanimidad poner fin a los paros y validar así el acuerdo alcanzado anoche entre los sindicatos convocantes, CGT y CFDT, y la Dirección General de Aviación Civil, han informado fuentes sindicales, que precisaron que las cinco jornadas de paro previstas para la próxima semana también quedan anuladas.

"Volveremos al trabajo inmediatamente", ha asegurado Christian Chardon, delegado de CFDT, tras la conclusión de la asamblea general de los trabajadores del control aéreo. "El tráfico aéreo empezará a recuperarse a lo largo del día y mañana se volverá a una situación totalmente normal", ha indicado, después de tres días en que quedaron cancelados el 60% de los vuelos programados en París-Orly, y de dos días en que se ha visto afectado el tráfico de Roissy-Charles de Gaulle por los paros solidarios del centro de control de Athis-Mons.

Principio de acuerdo

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC), dependiente del Ministerio de Transportes, y los sindicatos CGT y CFDT firmaron un principio de acuerdo anoche, tras tres días de huelga en protesta por el proyecto de reestructuración del control aéreo en la región parisina que preveía una unificación del trabajo mediante el traslado de parte del personal de Orly al aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle.

La DGAC aceptó ayer abrir un periodo de "reflexión sobre la organización y optimización de las reformas en el dispositivo actual de tráfico aéreo en la región parisina en base a la seguridad y la capacidad de respuesta a la demanda", recoge el texto del preacuerdo suscrito ayer. Asimismo, indica que "esta reflexión será gestionada por un comité de la DGAC en el que también participará el personal de control aéreo".

El preacuerdo establece que deben determinarse medidas para mejorar la situación actual del control aéreo en los aeropuertos de París, tanto en Orly, mediante la ampliación de las instalaciones de control, como en Roissy-Charles de Gaulle, aumentando la plantilla de trabajadores.