Piratería

Una mujer denuncia a las discográficas de EE UU por prácticas mafiosas

Michele Scimeca, una mujer de Nueva Yersey que se encuentra entre los cientos de ciudadanos estadounidenses denunciados por la industria discográfica, ha demandado a la RIAA -asociación que agrupa a las grandes empresas del sector- por extorsión y violación de las leyes contra el chantaje, según recogen la página de Internet news.com y otros medios especializados. Será ahora el juez el que tenga que decidir si efectivamente se dan estas conductas delictivas, normalmente asociadas a las prácticas mafiosas.

A través de sus abogados, Scimeca sostiene que cuando las discográficas denuncian presentadas contra quienes comparten y bajan música ilegalmente en Internet , no tienen realmente la intención de que los procesos, cientos lleguen a su fin, por el alto coste que esto supondría, sino que intentan alcanzar acuerdos. Según la demandante, la RIAA actúa así violando las mismas leyes que suelen aplicarse al crimen organizado.

"Esta táctica del miedo ha provocado una gran cantidad de acuerdos con individuos que temían luchar con una institución tan grande, y que se sentían obligados a dar dinero" a cambio de que se detuviesen las acciones legales emprendidas contra ellos, afirma el abogado de Scimeca, Bart Lombardo, en un documento enviado al tribunal federal de Nueva Yersey que verá el caso.

Scimeca es sólo una de las personas de los cientos denunciados por la industria discográfica por violación de la propiedad intelectual. Ayer mismo, la RIAA presentó cinco nuevas demandas contra más de 500 personas. En total, unos 1.500 estadounidenses han sido demandados, pero muy pocos han usado argumentos legales tan creativos como el de asociar las prácticas de las discográficas con las de la mafia.

Los representantes legales de la industria afirman que "si alguien prefiere no alcanzar un acuerdo, por supuesto que tendrá la oportunidad de presentar sus alegaciones en los juzgados". "Nosotros mantendremos nuestras demandas", anuncia.