Distribución

Mercadona creó 8.200 puestos de trabajo fijos el año pasado

La cadena de supermercados Mercadona cerró un ejercicio redondo en 2003, con crecimientos del 38,5% en beneficios y del 24,7% en ventas, 101 nuevas tiendas y 8.200 empleos creados. La plantilla suma ya 42.600 trabajadores, todos fijos.

Mercadona creó el año pasado 8.200 puestos de trabajo -en 2002 había creado 7.000-, hasta alcanzar 42.600 trabajadores, todos fijos. Una plantilla que este año se va a repartir como prima 64 millones de euros en forma de pagas extraordinarias y aumentos de sueldo, al haber superado la compañía los objetivos marcados para 2003.

Estos objetivos eran crecer un 17% en ventas y un 20% en resultados y fueron ampliamente superados. La mejora fue especialmente importante en resultados, con 125,39 millones de beneficio neto, un 38,5% más. El 10% se repartirá como dividendo. La facturación neta ascendió a 6.706,3 millones, lo que significa un aumento del 24,7%. 'Estamos muy satisfechos con los resultados de 2003', manifestó ayer el presidente de la compañía, Juan Roig.

Mercadona invirtió 325 millones en la apertura de 101 supermercados, en remodelaciones y en la ampliación del centro logístico de San Isidro (Alicante). Cerró 12 establecimientos por no ajustarse al estándar que se ha fijado la compañía, que es el de una sala de ventas de entre 1.000 y 1.500 metros cuadrados. La mayoría de los cierres se produjeron en Andalucía. La cadena valenciana acabó con 770 establecimientos repartidos en 13 comunidades autónomas.

La empresa prevé abrir este año 100 supermercados, reformar 78 y cerrar 16. Las principales zonas de expansión serán Andalucía, Castilla y León, Cataluña y Galicia. En Asturias acaba de abrir sus primeros establecimientos y en Cantabria lo hará a finales de año. La inversión prevista en 2004 asciende a 450 millones e incluye el inicio de la construcción del centro logístico de Granadilla de Abona (Tenerife) -costará 36 millones- y la finalización del ubicado en Huévar (Sevilla), que ha supuesto 54 millones de inversión. A medio plazo, está previsto construir centros logísticos en Ciempozuelos (Madrid) y Villadangos del Páramo (León).

La financiación de estas inversiones se hará con el cash flow generado -382 millones en 2003, un 29% más- que, según Roig, es suficiente para que la empresa no tenga que endeudarse. La deuda bancaria de Mercadona es testimonial, 23,34 millones en un balance de 2.107 millones.

Sobre la posible entrada en Portugal, que Mercadona estudió y aplazó en 2002, Juan Roig afirmó que no está previsto que la empresa salga de España antes de cinco años. 'El modelo de mancha de aceite que describe el crecimiento de la cadena no es posible seguirlo en otros países y tenemos mucho trabajo en España', explicó el presidente de la compañía.

El objetivo de Mercadona es 'seguir consolidando el proyecto en España', con supermercados estandarizados en los que se ha sustituido la carnicería por autoservicio en bandejas preparadas y se ha potenciado la perfumería. La presencia de marcas propias ha crecido, que alcanza ya el 30% de las 8.000 referencias que tiene a la venta.

Eroski-consum. 'Antes tenía un dolor de cabeza y ahora tengo dos'

Juan Roig dijo que la ruptura de Consum con Eroski es 'valiente y atrevida' y que 'el tiempo dirá quien tenía razón'.

Para Mercadona, que no está interesada en comprar Consum, la ruptura supone tener dos competidores donde había uno. 'Antes tenía un dolor de cabeza y ahora tengo dos', dijo Roig.

Hortensia H. es la marca de perfumes que ha lanzado Mercadona y que fabrica Antonio Puig. El nombre es un homenaje a la vicepresidente de la empresa, Hortensia Herrero, esposa de Juan Roig.

El proyecto de fruta pelada y envasada ha sido abandonado por Mercadona, que experimentó con un producto difícil de obtener. 'Nuestro proveedor y nosotros no hemos sabido garantizar la calidad', reconoció Roig.