Sector Audiovisual

Disney rechaza la opa de Comcast por bajo precio, pero estudiará ofertas más altas

El consejo de Disney rechazó el lunes por la noche la oferta de compra hecha por el gigante del cable Comcast la semana pasada. Argumentan los consejeros que el intercambio de acciones que valoraba inicialmente la empresa en 54.100 millones más 11.900 de asunción de deuda es muy bajo. Pero desde Disney se dejan las opciones abiertas y tras dar un voto de confianza a su presidente, Michael Eisner, se afirma que se está dispuesto a considerar en el futuro una propuesta más alta.

El rechazo del consejo de Disney llegó una semana más tarde del no sin matices con el que Eisner respondió a Brian Roberts, presidente de Comcast, por teléfono cuando éste le expuso la idea. Aun así, la contestación a la oferta presentada el miércoles 11 de febrero ha llegado rápidamente y en el mismo sentido, no. Pero esta vez sí que hay matices antes de cerrar la comunicación.

Dicen los consejeros de la empresa de entretenimiento que están 'comprometidos a crear valor para el accionista y consideraremos cualquier propuesta legítima que cumpla ese objetivo'. En Disney están dispuestos a evaluar los méritos de 'Comcast o cualquier otra compañía' siempre que haya una buena valoración y 'la prima apropiada que refleje el valor total de Disney'. En la empresa se considera que a la oferta le faltan unos 6.000 millones de dólares para merecer su atención y querrían parte de la misma en metálico.

De momento, el propio consejo considera que la opción para crear valor para el accionista pasa por apoyar la gestión de Eisner que el día 3 de marzo tiene cita con sus accionistas en una junta que se prevé difícil por la oposición a su gestión entre una parte del accionariado liderada por los ex consejeros Roy Disney y Stanley Gold, así como la reciente retirada del voto por parte de Institutional Shareholders Services, que aconseja el sentido de su decisión a grandes accionistas.

En el comunicado del consejo de Disney se recoge este apoyo diciendo que tienen confianza 'en la dirección de negocio, financiera y creativa bajo el liderazgo de Michael Eisner y su equipo de gestión'.

Precisamente Eisner y su equipo estaban a punto de presentar las proyecciones de la empresa ante inversores y analistas la semana pasada, cuando Comcast hizo pública su oferta. En estas reuniones el presidente de la compañía pintó un panorama de crecimiento para 2004 en casi todos sus negocios que apoyó con unos fuertes resultados trimestrales.

Desde Comcast la respuesta apenas se hizo esperar.

La empresa presidida por Roberts emitió en la misma noche del lunes un comunicado en el que aseguraba que su propuesta de compra 'refleja completa y generosamente la valoración de Disney' basándose en las perspectivas de la compañía y su pasada evolución 'en un largo periodo de tiempo'. Para la empresa de televisión por cable, el precio ofrecido contiene una prima significativa sobre el precio de la acción siempre que no haya sido afectada por un acontecimiento relevante, en los últimos tres años.

La oferta de Comcast fue inicialmente valorada en 54.100 millones más 11.900 que sumaba la deuda y los accionistas de Disney tendrían el 42% de la compañía resultante, pero los vaivenes del mercado afectado por esta noticia hicieron que la oferta se rebajara hasta 47.000 millones de dólares el viernes (el mercado estuvo cerrado por festividad el lunes). Ayer a cierre de mercado la valoración se sometía a fuertes subidas por parte de Comcast y bajadas por la de Disney porque desde la empresa de cable se confirmó a mitad de sesión que no se iba a acudir a la llamada consent action, una acción que Comcast ha explorado y que consiste en hacerse con el consentimiento de los accionistas para reemplazar a algunos consejeros con otros más favorables a la venta. Más allá del rechazo de esta opción no se ha ido más allá en considerar las alternativas que Comcast tiene en la oferta.

Roberts y Eisner son conocidos por presentar fuertes batallas y el perfil del presidente de Comcast no hace más que subir. Se esperan más movimientos.

Crece el temor a la concentración

La fusión de Comcast con Disney ha dejado insatisfecho al consejo de esta última por su bajo precio, pero también ha levantado en EE UU las suspicacias ante una mayor concentración de la industria de los medios de comunicación. Productoras independientes y pequeños medios de comunicación ven cómo el órdago de Roberts llega tras el reforzamiento de Rupert Murdoch como líder de los medios y el estrechamiento de una oferta de televisión cada vez en menos manos.