Farmacia

Sanofi descarta subir la oferta sobre Aventis pese a los buenos resultados

Sanofi, la farmacéutica gala embarcada en una opa hostil contra la franco-germana Aventis, obtuvo en 2003 un beneficio neto de 2.076 millones de euros, un 18% más que en el ejercicio anterior. El grupo insiste en que no tiene intención de revalorizar su oferta sobre el rival, que ha presentado un recurso de anulación contra la operación, abierta oficialmente hoy.

La guerra entre Sanofi y Aventis, objeto de una opa hostil por valor de 48.000 millones con el aval gubernamental galo, también pasa por la batalla escénica. Después de que Aventis se sirviera en Londres de la presentación de unos buenos resultados para rechazar el ataque de la francesa, Sanofi respondió ayer con la misma estrategia.

El grupo supo aprovechar la expectación mediática que ha tomado la batalla para presentar sus resultados anuales con gran pompa. Y lo hizo sin defraudar. Su beneficio neto alcanzó 2.076 millones en 2003, un 18% más, 'pese al dólar', como quiso enfatizar su presidente, Jean-François Dehecq.

Sanofi se sirvió a su vez de su buena actuación para justificar la opa hostil sobre un rival más grande y confirmar que no revalorizará la oferta (una prima del 15,2%, según la compañía), después de que Aventis la hubiera tildado de 'ridícula'. Y pese a que la media en este sector en Europa se eleva al 30% en este tipo de operaciones. 'A partir de los resultados anuales de Sanofi y de Aventis el mercado tendrá información para reaccionar ', explicó Dehecq. La facturación de la compañía creció un 8,1%, hasta 8.048 millones. El valor en Bolsa de Sanofi no registró ayer cambios.

La apertura oficial del plazo de aceptación de la opa se inicia hoy

Más allá de sus resultados, el grupo pretende convencer a inversores y accionistas de su oferta con perspectivas a largo plazo y una estrategia basada en la innovación. Durante 2003, la inversión en I+D aumentó un 8%, y hoy representa el 16,4% de la cifra de negocios de la compañía. El grupo está inmerso en el desarrollo de seis medicamentos que pasan por la última fase de ensayo, cinco de ellos efectivos. La compañía proyecta todas sus expectativas en el programa Rimonabant, fármaco contra el tabaquismo y la obesidad, candidato, según el grupo, a superar los 1.000 millones de dólares de ventas anuales. Se espera que esté listo para su comercialización en el segundo trimestre de 2005 en Europa y en EE UU.

Batalla jurídica

Aventis se ha embarcado en paralelo en una batalla jurídica tras presentar, el viernes pasado, un recurso de anulación de la oferta ante la Autoridad de Mercados Financieros (AMF) francesa. Una medida motivada por 'la voluntad de Aventis de proteger los intereses de la compañía, de sus accionistas y de sus empleados', según manifestó el grupo en un comunicado. Al contrario de Pechiney, que renunció a defenderse por vía judicial de su agresor -el norteamericano Alcan- el grupo franco-alemán espera así ganar tiempo para preparar su defensa, cuya estrategia deberá comunicar en un plazo de 15 días. No obstante, el recurso no suspende la apertura oficial de aceptación de la opa, cuyo plazo comienza hoy, un día después de la publicación del folleto. El periodo de apertura corre ahora el riesgo de prolongarse más allá del intervalo de 25 y 35 días previsto por la legislación bursátil francesa, que no podrá cerrarse hasta el final del proceso judicial.

Eliminada la presión sobre la revalorización de la oferta tras la negativa de Sanofi, Aventis podría consagrar este tiempo a la búsqueda de un aliado defensor, posibilidad que no ha sido desechada por la compañía.

Inútil ha resultado convencer a la autoridad bursátil gala del riesgo que el proceso judicial del fármaco Plavix representa sobre la futura cartera de medicamentos de los dos grupos unidos.

El grupo franco-alemán había esgrimido como argumento para frenar la operación el riesgo de perder el juicio que enfrenta a Sanofi con dos laboratorios para impedir la comercialización del genérico de este fármaco en EE UU. Aventis juzga imposible pagar a sus accionistas con unos títulos Sanofi amenazados de desvalorización. La AMF, que aprobó la opa la pasada semana, considera que lo importante es que los accionistas estén bien informados.

Apuesta por medicamentos estratégicos

Sanofi aprovechó la presentación de resultados para contradecir la tesis comercial de Aventis sobre el futuro de sus medicamentos maduros o no estratégicos. Asegura que Aventis se equivoca al querer relegar este tipo de fármacos a una filial de la que sólo conservará un 49%. 'No hay que abandonar una cifra de negocio tan importante'. De asumir el mando de una unión que crearía el número uno europeo y tres mundial, Sanofi mantendría sus productos no estratégicos, que representan el 33% del negocio del grupo.