Ventas

El sector del automóvil europeo prevé otro año plano en ventas

Industria y analistas coinciden en su pronóstico para 2004. Las ventas permanecerán planas durante el presente ejercicio en el mercado europeo. La lenta recuperación y la fortaleza del euro constituyen las principales amenazas.

Esperamos un año de transición en 2004 que allane el camino para el retorno a un crecimiento más sólido en 2005'. La frase la incluyó PSA Peugeot Citroën en el comunicado que facilitó en la presentación de los resultados anuales. La opinión del segundo fabricante europeo es compartida por la práctica totalidad de la industria. El presidente de la unidad europea de Ford, Lewis Booth, declaró a la versión europea de The Wall Street Journal que las ventas permanecerán inalteradas durante el presente ejercicio. Su rival General Motors prevé 'un crecimiento moderado'. Renault se limitó a afirmar en su presentación de resultados que prevé un leve 'avance' de las matriculaciones'.

Las cifras de ventas del mes de enero parecieron desalentar a muchos analistas, que esperaban la recuperación del mercado europeo. En el primer mes, las matriculaciones retrocedieron un 1,6%, hasta 1,17 millones de unidades. 'Estas cifras confirman que el mercado está aún lejos de su recuperación', afirmaron el jueves analistas citados por Automotive News. Société Générale se mostró más optimista ese mismo día. La entidad vaticina que las ventas 'repunten levemente en 2004' con respecto a 2003.

La agencia de calificación Standard & Poor's espera unas ventas 'más o menos planas' este año, es decir, una oscilación entre el '-2% y el +2%'. S&P da por sentado que las ventas se reactivarán en Alemania y que la caída del mercado se suavice en Francia. La depreciación del dólar frente al euro, según S&P, continuará afectando negativamente a los fabricantes 'con un desequilibrio entre la localización de sus ventas y la de sus plantas'.

Pero la agencia ve diferencias entre los países. Mientras que Alemania 'aún tiene que recuperarse de su recesión, Francia, Italia y España aún no han alcanzado la parte baja del ciclo'. La asociación de fabricantes Anfac, espera un alza de alrededor del 2% este año en España.

Estancamiento japonés y menor rentabilidad

Fuera de sus fronteras, los fabricantes japoneses se muestran imparables frente a sus rivales europeos y estadounidenses. En el mercado doméstico, sin embargo, el consumo de automóviles se estancará en torno a las 5,8 millones de unidades, al igual que en 2002 y en 2003, según la asociación japonesa de concesionarios y la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's. Y eso a pesar de que los indicadores muestran que la larga crisis económica nipona toca a su fin, con mejoras en la confianza de los consumidores. La peor noticia para los fabricantes, sin embargo, es la continuada presión que seguirán sufriendo sobre sus márgenes de rentabilidad debido al incremento de la competencia, sobre todo en el segmento de coches pequeños y monovolúmenes.

Alza del 4% en EE UU pero con bajos precios

Las expectativas para el mercado estadounidense son algo mejores que para el europeo. General Motors cuenta con un crecimiento del 4%, hasta 17,3 millones de unidades. Standard & Poor's se manifiesta en el mismo sentido, aunque elude facilitar cifras.

'A medida que se acelera el crecimiento económico, la demanda de los consumidores por automóviles debería mejorar, lo cual podría disminuir la intensidad de la guerra de precios', asegura la agencia en un informe reciente. Goldman Sachs no está de acuerdo con esta opinión. El banco estima la cifra de ventas en 2004 en 16,7 millones de unidades, pero considera que sólo se podrá alcanzar con unos precios agresivos. Según Goldman Sachs, el consumo doméstico en EE UU se va a ralentizar por los menores incentivos fiscales.