Índice de actividad española

Incertidumbre sobre la evolución positiva de los precios

La inflación acabó en 2003 en el 2,6%. La tasa media de inflación fue del 3,0%. La inflación subyacente aumentó una décima y cerró el ejercicio con un 2,5%. El diferencial con la media de la unión monetaria se ha mantenido en 0,7; con un diferencial medio durante el año de un punto.

Los precios energéticos han contribuido a la moderación, cerrando el año exactamente al mismo nivel de diciembre de 2002. Se ha recuperado así la fuerte elevación experimentada en el primer trimestre. Los precios de los alimentos, que son los que han tenido un comportamiento más inflacionario, han crecido moderadamente a finales de año. Los precios industriales no energéticos han confirmado la moderación mostrada en los últimos meses y los de los servicios han tenido un comportamiento razonable. Por tanto, en 2003 los precios han tenido una evolución bastante favorable.

El primer dato de 2004 de inflación ha sido también positivo, y los precios cayeron con respecto a diciembre de 2003 por encima de lo previsto. En tasa interanual, la inflación se colocó en el 2,3%, la más baja desde julio de 1999. En 2003 los precios se han desacelerado, pasando de crecimientos cercanos al 4% a los actuales ritmos inferiores al 2,5%. Lo que nos preguntamos es si se mantendrá esta positiva evolución en 2004.

No creemos que en el presente ejercicio se mantenga esta mejoría. Los precios de los servicios repuntarán ligeramente por el aumento de la demanda, al igual que los industriales no energéticos al final del ejercicio, porque los precios de producción de la industria cambiarán la tendencia decreciente de los últimos trimestres. Tampoco se pueden esperar mejoras en los precios de los alimentos elaborados. Con esto esperamos que a final de año la tasa de inflación se encuentre en el 2,9%, con una inflación media del 2,7%, y la subyacente en el 2,7%, y una media del 2,5%.