EDITORIAL

Los riesgos de recortar costes al límite

¦bull; Las aerolíneas de vuelos baratos se arriesgan a sufrir algún que otro disgusto por su política de cobrar por cualquier servicio adicional al pasajero. Un tribunal británico acaba de dictaminar que este modelo de negocio llegó demasiado lejos cuando, en marzo de 2002, cobró 18 libras esterlinas (unos 22 euros) por ofrecer una silla de ruedas a un pasajero minusválido en el aeropuerto londinense de Stanstead. La compañía recurrirá el fallo, porque considera que la atención en las terminales corre a cargo del aeropuerto. Pero, mientras tanto, 'deberá lamentablemente cargar 50 céntimos de libra a cada pasajero para sufragar ese servicio en los aeropuertos de Stanstead, Gatwick, Dublín y Shannon, los únicos en los que opera Ryanair que no lo prestan gratuitamente'.

¦bull; Una de las mayores dificultades con que se encuentran los economistas, si no la mayor, es pronosticar la evolución de los mercados. La cuestión se complica cuando se trata de los mercados de divisas, y más aún en situaciones como la actual: una moneda nueva, el euro, apenas estudiada por su juventud, que marca cotas desconocidas, y un dólar a la baja. Por eso el riesgo que afronta el equipo de estrategia monetaria del Deutsche Bank es doble. Sus expertos han predicho que el dólar bajará aún más frente al euro. ¿Acertarán? El asunto es que este equipo pasó del puesto 29 al primero, según Bloomberg, como el pronosticador más acertado de las tasas de cambio el trimestre pasado.