Balance

La Caixa eleva el beneficio un 23,1% y prevé un crecimiento anual del 15% hasta 2006

El tirón de los créditos, sobre todo de los hipotecarios, y la ausencia de provisiones extraordinarias, permitieron a la entidad catalana La Caixa ganar 840 millones más el año pasado, un 23,1% más que en 2002. El plan estretégico de Ricardo Fornesa a tres años prevé engrosar las ganancias netas hasta 1.300 millones y situar el ratio de eficiencia a niveles del 50%.

El Grupo La Caixa ha anunciado hoy que, en 2003, obtuvo un beneficio atribuible de 840 millones de euros, un 23,1% más que el año anterior, cuando las cuentas acusaron las repercusiones de la crisis latinoamericana en sus participadas como Repsol y Telefónica, con sus consiguientes saneamientos.

Los recursos totales de clientes mejoraron un 20,2% a 126.281 millones, mientras que el volumen de negocio bancario del grupo se situó en 205.411 millones, con una mejora del 20,7%. La inversión crediticia creció un 21,4%, a 79.130 millones, por el impulso del 24,1% de los créditos hipotecarios, que totalizaron 49.130 millones. El ratio de eficiencia mejoró un 2,4% al 58,0%, con una tasa de morosidad del 0,43%, frente al 0,51% del año precedente.

Ejes del plan estratégico

La entidad financiera ha dado a conocer su plan estratégico para el período 2003-2006, que contempla un crecimiento anual acumulativo del beneficio atribuible del 15%, de manera que en 2006 se sitúe en 1.300 millones, y el ratio de eficiencia a niveles del 50%.

El presidente de la entidad, Ricardo Fornesa, incluye en su estrategia el objetivo de mejorar los "recursos de clientes" a un ritmo anual acumulativo del 11%, hasta los 175.000 millones, y con un incremento de los créditos del 13% en tasa anual acumulativa, a 115.000 millones, partiendo de los niveles de cierre de 2003. Así, el volumen de negocio bancario previsto ascendería a 290.000 millones, con crecimientos anuales superiores al 12%.

Aspectos que el Fornesa, sucesor desde el año pasado de Josep Vilarasau, impulsará significativamente son las actividades sociales de la entidad, tanto desde el ámbito financiero como el de la obra social, cuyo presupuesto para 2004 asciende a 184 millones. Agrupará en un holding sus empresas con orientación social, como la ya anunciada para fomentar pisos de alquiler a precios asequibles, "a su tiempo y a su ritmo" puesto que no prevé renunciar a unos beneficios necesarios para reinvertir en dichas actividades.