Nombramiento

Caja España designa nuevo presidente sólo con los votos del PSOE, UPL y UGT

Juan Manuel Nieto Nafría fue destituido ayer de su puesto como presidente en Caja España. Le sustituye Victorino González, presidente de la Cámara de Comercio de Astorga y consejero independiente, al que unos ligan a UPL y otros sitúan más cercano al PP.

Votaron la salida de Nafría los nueve consejeros de PSOE, UGT y Unión del Pueblo Leonés (que gobierna con los socialistas en el Ayuntamiento de León), según confirmaron fuentes consultadas. El nombramiento de González supone un triunfo del bloque formado por el PSOE, UPL y UGT, aunque sólo a medias, según fuentes de estas formaciones, ya que la intención era consensuar con los populares al sucesor.

No fue posible. La votación pone de manifiesto que el consejo sigue dividido entre el citado bloque y el Partido Popular, al que une sus votos el sindicato de cajas Csica (ocho representantes de 17 en total). Hasta ayer a las seis, cuando se celebró el consejo extraordinario, parecía factible lograr un consenso, como públicamente habían manifestado las fuerzas presentes en el consejo.

También hubo otra destitución que inclina la balanza a favor del partido socialista: la del secretario del consejo, Carlos José García Redondo (representante de Csica). Ha sido sustituido por Marcos García González (representante del PSOE).

Ahora queda pendiente recuperar el pacto de estabilidad firmado en septiembre pasado por PP, PSOE y UPL, ya que la primera de estas fuerzas se desmarcó ayer del consenso pese al mensaje de voluntad de acuerdo lanzado por la mañana por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Los populares apoyaron inicialmente como candidato a sucesor a Javier García Prieto, presidente de la Diputación de León.

Fuentes próximas al consejo interpretan la negativa del Partido Popular a ceder en clave electoral. Anteayer trascendió que este partido decidió el lunes en una reunión no apoyar a Victorino González.

El bloque formado por PSOE, UPL y UGT ve posible, pese al conflicto aún latente en el consejo, recuperar el acuerdo a medio plazo en pro de la buena marcha de la décima caja española.