Medios de comunicación

Time Warner entra en beneficios por primera vez tras la fusión con AOL

Ha sido un año difícil y con crisis en varios frentes. El presidente de la compañía, Steve Case, procedente de AOL, fue obligado a retirarse, el nombre de la empresa desapareció y se está pendiente de las investigaciones de la SEC (regulador bursátil estadounidense) en un año en el que la empresa se ha deshecho de su división musical. A pesar de eso, y apenas dos años después de una de las más decepcionantes fusiones de los últimos años, Time Warner se ha sacudido las históricas y extraordinarias pérdidas de 2002 con avances en la facturación tanto en el último trimestre como en el conjunto del año.

Para el presidente y consejero delegado de la compañía, Richard Parsons, el último trimestre señala un punto de inflexión y ayer dijo mostrarse optimista ante el futuro. 'Este año va a ser el que nos permita mirar hacia adelante', dijo a pesar de que sabe que no podrá contar con uno de sus mayores activos este año, la inspirada creación de J. R. R. Tolkien llevada al cine.

Y es que en 2003, la tercera y última entrega de la franquicia de El señor de los anillos ha sido el factor determinante para que la división de cine incrementara su facturación un 17% en el cuarto trimestre que quedó en 3.378 millones de dólares.

Otras líneas de negocio registraron menores crecimientos en facturación y una de ellas, AOL, vio cómo los ingresos se resentían un 7,1% en esos tres meses convirtiéndose, así, en el punto más vulnerable de la empresa.

Los resultados netos, trimestrales y anuales, tanto en la división de televisión (CNN, HBO y TNT) como de publicaciones e incluso cable son también menos positivos que los del cine por la caída de la publicidad. Sin embargo, Parsons ha prometido crecimiento en todas las líneas de negocio, salvo en la producción de películas donde será difícil llegar a los récords de 2003.

Los analistas consideran que los resultados no acaban con las decepciones, a pesar de que para 2004 Time Warner proyecta un incremento del 10% en el beneficio operativo anual. 'Nuestra compañía sale de 2003 sustancialmente más fuerte', razonaba Parsons.

Pero se mantiene la gran preocupación sobre AOL. Los suscriptores de este servicio de acceso a Internet siguen cayendo a favor de opciones más baratas y rápidas. 399.000 se descolgaron en el trimestre y ya suman unos 2,2 millones en el año. AOL tiene 24,3 millones de suscriptores. A pesar de la vuelta a los beneficios operativos frente a las pérdidas por amortizaciones de 2002, las expectativas sobre esta empresa son bajas, aunque Parsons pidió a los analistas que no 'sobrerreaccionaran'.

El peso de la deuda, en retroceso

Uno de los mayores pesos de las cuentas de Time Warner han sido las deudas, pero el presidente, Richard Parsons, está satisfecho con la forma en la que se está reduciendo. A final del trimestre, el pasivo llegaba a los 22.700 millones de dólares, cuando el año anterior en las mismas fechas era de 25.800 millones.

El gigante de los medios ha puesto a la venta algunas de sus divisiones para aligerar ese peso, en particular, el área de música y la de venta y fabricación de DVD y discos compactos. Cuando se materialicen todas las ventas de activos, la deuda que le quede al grupo será de 20.000 millones de dólares, un objetivo que se alcanzará un año antes de lo previsto.