Unión Europea

La reforma del pacto ofrecerá más tolerancia durante las etapas de crisis

'Déjenme resaltar que la Comisión sigue decidida a jugar su papel en el gobierno económico de Europa', enfatizó ayer el comisario de Economía, Pedro Solbes, durante la rueda de prensa en que presentó el análisis de los programas de estabilidad de siete países (Francia, Italia, Holanda, Grecia, Luxemburgo, Irlanda y, fuera de la zona euro, Reino Unido). Atrapado en su propio rol, Solbes se esfuerza por intentar que 'los países regresen al procedimiento normal' después de que los ministros de Economía dejaran sin efecto la aplicación del Pacto de Estabilidad a Francia y Alemania.

Solbes tentará a los ministros el próximo mes con una oferta de flexibilización del pacto para atraerles de nuevo a la disciplina presupuestaria. El comisario ofrece un análisis más detallado de la situación presupuestaria de cada país para poder ofrecer un mayor margen de maniobra a los que presenten una perspectiva más saneada a medio plazo. Solbes también propondrá que se endurezca la aplicación del pacto durante las épocas de bonanza y se suavice durante las de crisis. Y prevé, asimismo, ser más exigente con la deuda pública, un parámetro del pacto que hasta ahora se ha descuidado.

La Comisión Europea, sin embargo, se resiste a excluir del cómputo de déficit ciertas partidas de gasto (infraestructuras, defensa o I+D), tal y como piden ya varios países.