La city

Donaldson hace madrugar a Bruselas

El barrio europeo de la capital comunitaria tiene fama de muchas cosas, menos de madrugador. El presidente de la SEC, la CNMV estadounidense, William Donaldson, logró sin embargo ayer con su primera visita a Bruselas que casi 150 personas acudieran a un desayuno de trabajo a las ocho de la mañana. Diplomáticos y funcionarios, representantes de multinacionales y bancos de inversión, abogados y miembros de lobbies variopintos (como la Organización Europea de Terratenientes) se acreditaron en la madrugadora cita del European Policy Centre. Donaldson completó el cruasán y el zumo de naranja con un torrente de datos sobre intercambios comerciales y una erudita lección del origen europeo de las Bolsas. En clave actual, repasó los puntos de fricción con Bruselas por la presunta extraterritorialidad de las medidas de la SEC contra los escándalos financieros de los últimos tres años. Ha ofrecido cooperación, pero también ha advertido de que 'la convergencia regulatoria no será fácil'. Su auditorio, entregado y despierto, hizo una objeción: 'La primera Bolsa nació en Holanda en 1602, no en 1611, como ha dicho usted'. Al menos en historia, las lecciones todavía las da Europa.

Soros también acudió ayer a Bruselas tras Davos. El heterodoxo financiero habló sobre algo que define en su libro La burbuja de la supremacía estadounidense. Según él, 'la reafirmación del poder de EE UU en el mundo recuerda a una burbuja financiera'. Y, por tanto, puede estallar.