Índice de actividad internacional

Dudas sobre la sostenibilidad de la recuperación en Estados Unidos

Todos los indicadores de la economía norteamericana reflejan una expansión acelerada, pero la duda de si la inversión tomará el relevo del consumo sigue vigente

En Estados Unidos, los indicadores recientemente publicados reflejan que la economía sigue expandiéndose a tasas elevadas. Por el lado de la oferta se acelera el ritmo de producción en la industria a la vez que continúa el dinamismo del sector constructor. Por el lado de la demanda se mantiene la fortaleza del consumo y mejora la inversión empresarial. Todo ello en un contexto de creciente optimismo de consumidores y empresarios. En este marco, las previsiones para 2004 son bastante optimistas. En este periodo estimamos un aumento del PIB de alrededor del 3,5%.

El aumento de la producción vendrá de la mano del consumo, la inversión residencial y la inversión empresarial que muestra firmes señales de recuperación. Varios son los factores que apoyan estas expectativas. El bajo nivel de los tipos de interés, que no esperamos que suban antes de las próximas elecciones, ayudará a mantener el dinamismo de la inversión residencial. Por otra parte, el gasto en consumo recibirá un nuevo impulso fiscal con el recorte de impuestos anunciado para la próxima primavera. Por último, el saneamiento de la posición financiera de las empresas, el aumento de los beneficios y la mejora de la productividad garantizan también cierta continuidad en la mejora reciente de la inversión.

De cara al segundo semestre, y sobre todo a 2005, el escenario macroeconómico es algo más incierto, ya que existen ciertas dudas sobre si la inversión tomará el relevo al consumo que no puede crecer indefinidamente a tasas superiores a las del ingreso, como lo viene haciendo en los últimos trimestres.

Además, existen algunos factores de riesgo que podrían poner en peligro la recuperación. El elevado nivel de endeudamiento de las familias, que alcanza el 21% de su renta disponible, constituye una de las principales amenazas.

En un contexto de escasez de ahorro (la tasa de ahorro se mantiene en niveles históricamente bajos (1,8% en noviembre) y aumento del déficit presupuestario, el bajo nivel de los tipos de interés y la incesante depreciación del dólar podrían desalentar la entrada de capital extranjero y abortar la recuperación de la inversión. Por último, el recrudecimiento de las tensiones políticas a escala internacional podría causar una nueva crisis de expectativas que acabarían abortando igualmente la recuperación actual.

En resumen, a corto plazo la evolución de los distintos indicadores de actividad y demanda configuran un panorama muy optimista, pero no hay garantías de que los ritmos actuales de producción se consoliden en 2005.

Claves a tener en cuenta

¦bull; Se confirma la mejora de la industria a la vez que continúa el dinamismo de la construcción.

¦bull; Dudas sobre la sostenibilidad de los actuales ritmos de crecimiento en un horizonte de medio plazo.

¦bull; Señales firmes de recuperación de la inversión empresarial.

Persiste la presión de los precios

En materia de precios, la tendencia en diciembre ha sido alcista. El IPC general ha aumentado un 0,2%, y un 0,1% el IPC subyacente. En tasa interanual, el IPC general ha aumentado una décima (1,9%), mientras que la subyacente ha repetido una tasa del 1,1%. En el año el IPC ha crecido un 2,3%. De cara a 2004, las previsiones son moderadamente alcistas. Los precios de producción e importación se están acelerando y las expectativas de inflación están aumentando.