CincoSentidos

El circuito de los golfistas amateurs

Está demostrado, al menos en la forma en que se demuestran algunas cosas, que en épocas de bonanza las faldas se acortan y en recesión baja el largo. Del mismo modo, tras el esplendor de las puntocom, la corbata empezó a desaparecer hasta de los cuellos de los directivos de compañías tan serias como los bancos (¿recuerdan al entonces vicepresidente del también entonces BSCH, Ángel Corcóstegui, firmando la compra de Patagon con Wenceslao Casares?). Pero, cuando estalló la burbuja de la nueva economía, esta prenda volvió a su sitio. ¿Caída y ascenso de la corbata? No en ciudades como Londres. Y sí en Madrid y Barcelona, donde la corbata significa seriedad entre los profesionales.

'En la City ya casi no se ven corbatas', señala Charles Pool-Warren, abogado del bufete Allen & Overy en Madrid. 'En Madrid, sólo el viernes venimos informales. Pero, en el despacho de Londres, la corbata se utiliza si nos citamos con los banqueros. Es curioso, porque ellos también se ponen la corbata sólo cuando van a ver a sus abogados', explica Pool-Warren.

David Reguera, director de Renta4.com, división de internet de la sociedad de valores Renta 4, confirma la tónica general en España, 'los empleados que tratan con clientes van con corbata, el resto no'. En Santander Central Hispano, todos van con traje y corbata todos los días.

El viernes como excepción

El casual friday (viernes informal), que empezó como avanzadilla que podía extenderse a toda la semana, ha caído en el olvido en firmas como Deloitte & Touche en España. 'Somos una empresa con trato cara a cara con los clientes y eso exige un aspecto cuidado', explican. Hace unos años, cuando los jóvenes sobradamente preparados rozaban el Olimpo empresarial, en Deloitte & Touche había viernes informal.

Quitarse la corbata y adoptar un estilo casual no es sinónimo de ir descuidado, es lo que en EE UU llaman business casual, que parezca no importar lo que se viste, sin olvidar que se está de negocios. La norma no escrita marca los límites. Jamás en camiseta o polo, jamás con pantalones cortos ni vaqueros. Las propuestas de la temporada primavera verano que firmas como Hackett, Loewe o Antonio Miró ya están llevando a sus tiendas encaja en este business casual. En Loewe, proponen que un mismo traje sirva para un almuerzo de negocios o una cena en el barco, y en Hackett, por trajes de un botón y clásicos blazers azul marino.

El contrapunto a la formalidad cabe presumirse en las agencias de publicidad. Pero el director creativo de Vitruvio Leo Burnett, Rafael Antón, reconoce que 'sí se ve alguna corbata en el área de servicios al cliente'. Pero, en general, los creativos, un poco víctimas del estilo original que se espera de ellos, se mueven entre 'el negro riguroso de Nueva York y el desarreglo casual'. Frente a tanto rigor a la española, un aviso a navegantes: Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial, acudió ayer a la cita de Davos (Suiza) sin corbata. También Carlos Ghosn, presidente de Nissan. ¿Sería porque en el foro se anunciaba la prohibición dee la corbata bajo pena de donar cinco francos a Unicef?

Pistas de vanguardia

Los bolsos para hombre son, quizá, una de las propuestas más arriesgada de la firma Loewe para la próxima temporada primavera verano. Ya sea para llevar en la mano, en bandolera o al hombro, el bolso se presenta como un complemento natural tanto en las ocasiones más sport como en las formales. Entre los materiales, como siempre la piel que tan bien trabaja la casa.

Hackett se mantiene fiel a los tirantes, uno de los complementos más tradicionales y que da a conocer en sus versiones coloristas y renovadas. Para esta nueva temporada, presenta una nueva línea a rayas de colores.

Citas. Desde hoy y hasta el lunes 26 se celebra la pasarela de moda hombre de París para presentar las colecciones del próximo otoño invierno. Entre los presentes, Antonio Miró.

Contactos:

Ermenegildo Zegna: 914 359 565

Gonzalo Comella en Barcelona: Diagonal, 10.

Hacket: 914 350 830

Hermès: 915 783 041

Loewe: 914 263 588

Paul Smith: en Just One, Jorge Juan, 15. Madrid