Venta

ATB asume un coste extra de 1,8 millones y cierra con Borsig la venta de Babcock

La interminable privatización del fabricante de bienes de equipo Babcock parece que escribió en la madrugada de ayer su último capítulo. El grupo alemán Borsig, todavía propietario, arrancó de la corporación austriaca ATB el compromiso de asunción de un coste extra de 1,8 millones. La mayor parte de esa cantidad consiste en una reciente transferencia de 1,7 millones desde España a Alemania por pagos pendientes, según los germanos. Antes de su suspensión de pagos, Borsig transfirió a Alemania otros 20 millones de las arcas de su filial española, cuya recuperación parece difícil.

Borsig recibirá además otros 100.000 euros en efectivo de ATB, que ahora pondrá en marcha un plan de futuro para Babcock del que recelan los sindicatos, y que supone el despido de 240 personas sobre una plantilla de 635 trabajadores, según los términos trasladados a la SEPI y a las centrales en septiembre pasado.

En contrapartida, ATB podrá disponer de 104 millones de euros autorizados por Bruselas y a desembolsar por SEPI para el reflotamiento de la compañía de Galindo (Vizcaya).