Cuentas

Ford vuelve a beneficios aunque duplica sus pérdidas en Europa

El grupo Ford, segundo fabricante mundial de automóviles, logró salir de números rojos el pasado año, al registrar un beneficio neto de 495 millones de dólares (390 millones de euros), frente a unas pérdidas de 980 millones de dólares (771,6 millones de euros) en 2002, informó hoy la compañía. La mejora de los resultados estriba principalmente en los programas de reducción de costes, en la aportación de su filial financiera (Ford Credit), que logró un beneficio récord, y en la mejora de la rentabilidad del Premier Automotive Group, la división de marcas de lujo.

La cifra de negocio de la multinacional estadounidense se elevó a 129.290 millones de euros, con un aumento del 1,1 por ciento, mientras que sus ventas mundiales se situaron en 6,72 millones de unidades, un 3,6 por ciento menos.

En el cuarto trimestre de 2003, la compañía radicada en Dearborn (Michigan) multiplicó por seis sus pérdidas, hasta 624,4 millones de euros, debido a una provisión extraordinaria de 1.257,5 millones de euros correspondiente a los acuerdos con su ex filial Visteon sobre personal y suministro de productos.

La cifra de negocio se situó en 36.220 millones de euros entre los pasados meses de octubre y diciembre, lo que se traduce en un incremento del 10,1 por ciento en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.

El presidente de Ford, William Clay Ford, aseguró que en 2003 la empresa mejoró significativamente su rentabilidad, al superar las previsiones de Wall Street durante ocho trimestres consecutivos. "Estamos más cerca de conseguir los objetivos fijados para mediados de la década", añadió.

La empresa consiguió reducir costes durante el pasado ejercicio por importe de 2.520 millones de euros y alcanzó una posición de liquidez de 20.400 millones de euros que, según la empresa, le permite garantizar sus compromisos de pensiones y prestaciones sanitarias.

La filial europea de Ford cerró el año con unas pérdidas brutas de 866 millones de euros, el doble que en 2002, debido principalmente a los efectos desfavorables de los precios y del tipo de cambio entre el euro y el dólar. Estos efectos fueron anulados parcialmente por el programa de reestructuración, en el que la empresa invirtió 404 millones de euros.

Por lo que respecta al resto de las zonas geográficas, la empresa redujo sus beneficios en Norteamérica un 28 por ciento, hasta 1.417 millones de euros, y redujo notablemente sus pérdidas en el área de Asia-Pacífico. La división de marcas de lujo, denominada Premier Automotive Group (PAG), salió de números rojos y logró unas ganancias

de 130 millones de euros.

Para este año, Ford espera alcanzar un beneficio por acción de entre 1,20 y 1,30 dólares, frente a 1,14 dólares en 2003, gracias a su previsión de ganar cuota de mercado y continuar reduciendo costes. La estimación se el fin de disminuir la mortalidad y la morbilidad que ocasiona.