Reformas

Bruselas exige a España que mejore la productividad

El equilibrio fiscal y el 'impresionante' ritmo de creación de empleo son los dos principales logros que la Comisión Europea observa en la trayectoria de la economía española desde el año 2000. Los líderes europeos se fijaron entonces, a instancias de José María Aznar y Tony Blair, el objetivo de convertir a la Unión Europea en la zona más competitiva del planeta.

Los informes de la Comisión Europea sobre los avances logrados en estos cuatro años acusan gravísimos retrasos en los planes pactados en Lisboa para la flexibilización del mercado laboral, la liberalización económica y el incremento de la inversión pública y privada en educación e investigación.

'Las reformas han ido por detrás de la ambición inicial', concluye el organismo comunitario, para añadir que en 2005, a mitad de camino, no se alcanzará prácticamente ninguno de los objetivos intermedios en cuanto a tasa de empleo, incorporación de la mujer al mercado laboral, retraso en las jubilaciones y aumento de la productividad.

España, en concreto, 'no parece que haya abordado suficientemente los tres desafíos políticos' que se le marcaron en la actualización del plan el año pasado. La baja tasa de empleo femenino, la escasa movilidad laboral y geográfica de la población española y la dudosa viabilidad del sistema actual de pensiones figuran entre las asignaturas pendientes que Bruselas señala al Gobierno español.

Bruselas advierte que el crecimiento económico de España (casi dos puntos por encima de la media comunitaria en 2003) se debe casi exclusivamente a la boyante demanda interna y a la inversión inmobiliaria, alimentadas ambas por unos tipos de interés (2% desde junio del año pasado) históricamente bajos y una prudente política presupuestaria del Gobierno. La exportación, en cambio, lastra el PIB español, y la falta de productividad y escasa competencia en ciertos sectores (distribución, energía) 'son también causa de preocupación'.

Bruselas pidió ayer a todos los Estados que aceleren las reformas necesarias para mejorar la competitividad europea.

suspensos: Los males endémicos de la economía

Vivienda

El desenfrenado mercado inmobiliario es uno de los motores de la economía española, según la CE. Pero también una de las principales barreras a la movilidad de la población activa por la escasa oferta de viviendas de alquiler. Bruselas valora positivamente la reciente introducción de incentivos fiscales para el arrendador, pero lamenta que no se haya aumentado drásticamente el suelo edificable.

Educación

El gasto público en educación continúa entre los más bajos de la UE. España también sigue rezagada en inversión en investigación y desarrollo, en número de patentes y en adopción de nuevas tecnologías. Todos estos factores lastran, según Bruselas, la productividad de las empresas españolas, cuyo presupuesto para formación de personal continúa muy por debajo de la media comunitaria.

Precariedad

Los contratos temporales afectan al 30% de los puestos de trabajo en España, la cifra más alta de toda la UE (la media comunitaria es del 14%). La precariedad laboral, según la CE, tiene graves consecuencias para los trabajadores (Bruselas señala que es una de las causas de la baja natalidad), pero también para la productividad, porque no se incentiva la formación y especialización del personal.

Envejecimiento

Bruselas Continúa alertando sobre el envejecimiento de la población española y el impacto que supondrá para la balanza fiscal del Estado a partir de 2020. La CE pide a España que renuncie a las jubilaciones anticipadas y que impulse los planes de pensiones privados y de las empresas. También reclama una relación directa entre las cotización de cada trabajador al sistema público y las prestaciones.

Inflación

el discurso liberal del Gobierno español no encaja con la falta de competencia que la Comisión Europea advierte en sectores como la distribución (sobre todo, en alimentos) y el energético (con precios controlados). Bruselas sospecha que estos factores contribuyen en gran parte al diferencial de inflación que España (2,7% en diciembre) presenta respecto a la media de la zona euro (2% en el mismo mes).