Informe

Banesto retribuyó a sus consejeros con más de 4 millones de euros en 2003

Banesto dedicó en 2003 un total de 4,24 millones de euros a retribuir a los nueve miembros que integran su consejo de administración y que pasarán a ser once cuando el próximo 4 de febrero la junta de accionistas apruebe la incorporación del empresario catalán Francisco Dourella y del abogado Gabriel García Pita como vocales independientes.

La junta general de accionistas celebrada el pasado 4 de febrero había establecido en 5 millones la retribución fija y anual de todo el consejo para 2003, según explicaba el banco en el Informe de Gobierno Corporativo aprobado por su consejo el pasado 13 de enero y remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Según este documento, el conjunto de consejeros percibieron 178.000 euros en concepto de dietas y atenciones estatutarias por ejercer ese cargo, como aprobó el propio consejo previo informe de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones.

El banco empleó otros 4,062 millones de euros en retribuir a los tres consejeros ejecutivos (la presidenta Ana Patricia Botín, el consejero delegado Federico Outón y el consejero y director general responsable de Planificación Financiera y Control Juan Delibes) por conceptos distintos a los anteriores.

Así, según el texto, los consejeros tienen derecho también a ser retribuidos por el desempeño de otras funciones distintas a la suya propia y podrían percibir también acciones, opciones sobre títulos o ser beneficiarios de cualquier otro sistema que esté referenciado al valor de los títulos, según refiere el texto.

Por otra parte, Banesto contabilizó 1,98 millones de euros por los compromisos de pensiones devengados a favor de directivos del banco actuales o que han formado parte del consejo. El capital garantizado por seguros de vida para estos consejeros-empleados ascendió a 751.000 euros al cierre del año.

El Informe abarca, entre otros aspectos, la estructura del gobierno, administración y propiedad del banco; sus procesos de toma de decisiones, de operaciones vinculadas e intragrupo, las obligaciones de los administradores y el funcionamiento de la junta general de accionistas, así como el grado de cumplimiento de las recomendaciones en materia de buen gobierno.

El texto fija la duración del cargo de consejero en cinco años, pero podrán ser reelegidos de manera indefinida, dado que no se establece un límite de permanencia en el consejo, como tampoco se fija una edad tope para poder ser nombrado consejero.

El documento explicita las normas de funcionamiento y composición del consejo y de las comisiones derivadas del mismo, así como el deber de los administradores para sus accionistas y en materia de transparencia de mercado.

Primer informe de gobierno

Banesto ha sido la primera compañía cotizada en publicar el Informe Anual de Gobierno Corporativo ajustado a la Orden Ministerial publicada el pasado 8 de enero, cuyo contenido y formato final aún está por definir por la CNMV.

Según el banco, que realizará las adaptaciones precisas a las modificaciones que introduzca la CNMV, su Informe "no se limita" a cumplir con las exigencias de la Ley, sino que pretende reflejar "cualquier aspecto que los accionistas puedan considerar relevante para conocer la gestión de la sociedad en cuyas acciones invierten sus ahorros".