Junta

Banesto se centrará en aumentar la clientela para liderar la banca comercial

La presidente de Banesto, Ana Patricia Botín, ha reiterado hoy durante la Junta de Accionistas que la meta de su entidad es convertirse en la "referencia" española, líder en la banaca comercial, y avanzó que sus dos objetivos para este año serán aumentar la clientela y su vinculación con la entidad. Botín afirmó que el banco acometerá importantes proyectos a lo largo de 2004 en ese sentido, al tiempo que pondrá en marcha un plan de mejora de la calidad a todos los niveles.

La ejecutiva recordó que su apuesta se basa en la cercanía al cliente, el equipo humano del banco, la tecnología y la gestión riesgo, para convertirse en "el mejor banco comercial de España". El consejero delegado, Federico Outón, también se refirió a la vital importancia de la clientela, "base del crecimiento y de la supervivencia futura". Outón introdujo como elemento diferenciador aquellos que tengan "tres o más productos", considerados preferentes y el corazón de nuestro negocio, por lo que la entidad se centrará especialmente en ellos.

A tres años, el objetivo de Banesto perseguirá arañar anualmente 0,25 puntos de cuota de mercado, bajar el ratio de eficiencia al menos al 42% y subir la rentabilidad sobre recursos propios del 17,4% actual hasta rebasar el 18%, con una morosidad por debajo de la media.

Consejeros y Buen Gobierno

Los accionistas han dado hoy su visto bueno al paquete de medidas propuestas sobre Buen Gobierno, como un nuevo Reglamento del Consejo y una modificación estaturaria para regular la capacidad del accionista de ejercer el derecho de voto electrónico. A esta iniciativa se suma el Informe Anual de Gobierno Corporativo aprobado ayer por su consejo, convirtiéndose así en la primera cotizada que lo elabora.

Finalmente, sobre el proyecto del banco en la inmobiliaria Urbis, la presidenta de la entidad respondió con contundencia que la compañía "no se vende". Hace apenas quince días, la entidad presentó un balance del año pasado que superó las previsiones, con un beneficio bruto de 639,8 millones, un 11,2% superior, posible gracias al crecimiento del negocio, sobre todo del hipotecario. Aseguró entonces Botín que su estrategia seguiría siendo crecer sin fusiones ni adquisiciones, una máxima que ha repetido hoy.

Reparte un dividendo de 0,29 euros

La junta ha acordado el pago a los accionistas de un dividendo de 0,29 euros por título, un 11,5% superior a los 0,26 abonados en 2003. Restará esta cantidad al nominal de sus títulos, lo que implicará una reducción de su capital social en más de 201,35 millones. El banco utiliza esta fórmula de retribución frente al dividendo tradicional desde que, en 2000, volvió a remunerar al accionista por el desequilibrio existente entre su capital y recursos propios, sistema que podría mantener uno o dos años más.