Inversión

Air Liquide compra el negocio de gases industriales de Messer por casi 2.700 millones

El grupo francés Air Liquide ha comprado a la alemana Messer Griesheim su negocio de gases industriales en Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, en una operación valorada en 2.680 millones de euros, que incluye la deuda asumida. El proyecto está sujeto a la reorganización del accionariado de Mecer y a que la familia que da nombre a la empresa adquieran las actividades no incluidas en el trato.

Esta inversión es para Air Liquid una operación ¢estratégica". El monto total de la transacción representa en torno a un tercio del volumen de negocios de Air Liquide, que está presente en 65 países y emplea a 30.800 personas. La facturación estimada en 2003 de las actividades de Messer que se traspasan se sitúa en 1.040 millones de euros.

La venta ahora debe recibir el visto bueno de las autoridades de la competencia. De hecho, la francesa está dispuesta a revender algunos negocios si se materializa el trato, hasta un máximo del 20% del volumen de negocios.

El proyecto "representa para nosotros una oportunidad excepcional" en el sector de los gases industriales teniendo en cuenta "la competencia de los equipos, la complementariedad geográfica y la calidad de los activos de Messer", recalcó el presidente de Air Liquide, Benoit Poitier. Para él, las condiciones económicas de esta adquisición están plenamente en línea "con nuestros objetivos y preservan nuestros equilibrios financieros".

Air Liquide asegura que la compra, que se financiaría íntegramente con deuda, tendrá un impacto positivo sobre su beneficio neto por acción "desde el primer año". Debido a la complementariedad de las actividades de los dos grupos, especialmente en Alemania y Estados Unidos, la compañía espera que la integración de Messer genere desde el tercer año sinergias por valor de 100 millones de euros antes de impuestos.

Messer Griesheim es el número dos del mercado alemán y cuenta entre sus clientes a la mayor parte de los grandes grupos industriales del país, con lo cual Alemania se convertiría para Air Liquide en un nuevo polo en Europa y le permitiría reforzar su dinámica de desarrollo en toda Europa central, indicó la sociedad.