'Telecos'

Potencial para 2004

Las fuertes subidas que han experimentado las telecos europeas en los últimos meses no han arredrado a los analistas, cuyas perspectivas para el sector son optimistas de cara a este año. Casas de análisis y bancos de inversión parecen apostar por un sector del que dicen que sufrió mucho en el pasado, pero que ha purgado buena parte de los excesos de finales de los noventa. Muchos son los factores positivos que apoyan la inversión en el sector y muchas las coincidencias entre los expertos sobre su futuro.

'El sector ha vivido años muy malos en los que ha estado muy penalizado', explica Ana Maymus, analista de Sabadell Banca Privada. 'Tan sólo ha despuntado en los últimos tres meses y creemos que las subidas bursátiles irán a más'. Los analistas coinciden en que las valoraciones, a pesar de las últimas subidas, son atractivas, más aún cuando las perspectivas financieras y de crecimiento del negocio pintan cada vez mejor.

'El sector de telecomunicaciones ha llevado a cabo un proceso de reestructuración de balances, con la limpieza de las inversiones anteriores al año 2000 y la contención de sus capex inversiones', señalan en Banif, para cuyos analistas éste es uno de los sectores con mayor potencial de revalorización.

El notable saneamiento de los balances y el pago de dividendos son aspectos que destacan los analistas

Los expertos, en términos generales, esperan mejoras de los ingresos para todo el sector y revisiones al alza de las perspectivas. 'Todavía somos muy tímidos al respecto', asegura Maymus.

El esfuerzo por reducir deuda es uno de los aspectos que más valoran los analistas. 'A finales de los noventa las telecos hicieron una inversión muy fuerte en compras y en desarrollar la tercera generación de móviles, lo que deterioró mucho los balances', cuenta Miguel Ángel García, director de Análisis de Deutsche Bank Private Wealth Management. 'Sin embargo, han logrado sanearlos a través de tres vías: reduciendo la inversión, vendiendo activos y aprovechando el abultado flujo de caja que generan'.

Las compañías han optado por centrarse en su negocio principal, dejando de lado aventuras en otros países o en otros sectores como el de medios de comunicación.

Otro de los aspectos que gusta a los analistas es precisamente el abultado flujo de caja que genera el negocio de las telecomunicaciones. Dado que el ritmo de inversiones se ha reducido, esos flujos de caja se están utilizando para retribuir al accionista vía pago de dividendos y recompra de acciones. 'El sector nos gusta porque es una forma cubierta de invertir', asegura García. 'Por un lado estás jugando al crecimiento de beneficios, pero si el mercado se da la vuelta son compañías que generan mucho flujo de caja'.

El futuro es del móvil

Los analistas, sin duda, prefieren la telefonía móvil a la fija, porque la competencia en el segundo caso es cada vez mayor y puede dañar los márgenes de las operadoras. Entretanto, se está percibiendo un crecimiento en el uso del móvil y es cada vez mayor el gasto medio por cliente. Paralelamente, las nuevas tecnologías, como la UMTS, están cada vez más cerca de ser una realidad. 'Apostamos con compañías que tengan telefonía fija, pero donde pese más la división de móvil', afirma Maymus.

La opinión general es optimista para todo el sector y para ciertos valores en concreto. Telefónica es uno de ellos. La compañía goza del favor de numerosos analistas. 'Nunca estuvo en una situación tan mala como el resto', afirma Iván Sanfélix, analista de Intermoney. 'El cambio directivo se ha deshecho de las divisiones no rentables, está generando mucha caja y es capaz de pagar buenos dividendos'.

Las perspectivas de mejoras en América Latina es otro factor que favorece la apuesta por la compañía española. 'Si se recuperan las divisas de la región como hasta ahora aportará mucho a los beneficios de la compañía', afirma Sanfélix. 'Lo ha hecho muy bien. En España no parece que vaya a haber guerra de precios y además se están dando mejoras en América Latina', confirma Maymus.

La otra gran apuesta de los analistas es Vodafone, sobre todo debido a que su negocio principal es la telefonía móvil. 'Es la mayor compañía de telefonía móvil europea. Está muy bien gestionada y está mejorando en todos los aspectos', sostiene García. Los analistas valoran también la diversificación geográfica de la compañía, lo que paliaría los efectos de una guerra de precios en el Reino Unido.

La tercera favorita, aunque quizá en menor medida, es Deutsche Telekom. 'Creemos que ofrece las posibilidades para una sorpresa en sus beneficios en 2004 debido a su exposición al mercado estadounidense de telefonía móvil, que está creciendo muy rápido', sostienen en un informe los analistas de JP Morgan.

Para Iván Sanfélix, sus perspectivas son buenas porque ha subido menos que sus competidoras, como France Télécom, a pesar de que su balance no estaba tan deteriorado.

Los riesgos: tipos y privatizaciones

Los bancos de inversión tienen presentes algunos riesgos que amenazan al sector, a pesar de que sus perspectivas son buenas. Uno de ellos es la posible subida de los tipos de interés en Europa y EE UU en algún momento de este año, lo que afectaría negativamente a la deuda que todavía tienen las compañías.

Otro riesgo presente es la intención de algunos Estados con presencia en los antiguos monopolios telefónicos de deshacerse de parte de su participación, lo que podría provocar caídas en valores como France Télécom o Deutsche Telekom ante un exceso de oferta.

'El grado de incertidumbre ante posibles reajustes en los equipos directivos es un factor difícilmente valorable, pero que hay que tener en cuenta a la hora de ponderar el sector, ya que puede tener influencias negativas en la acción', advierten en Banif. 'La utilización del capital excedente podría tener efectos negativos en cuanto a ser utilizado para realizar adquisiciones dilutivas que disminuirían el precio de la acción', añaden.

Nadie espera, sin embargo, que sea éste un año de grandes fusiones. Sí podrían darse compras puntuales de compañías pequeñas, pero no movimientos acusados de concentración.