Crisis de confianza

Dimisiones en la cúpula por el escándalo contable

El también español Andrés Cano sustituirá 'de forma interina' a Weber, mientras Philippe Marcel, hasta ahora presidente de Adecco Francia, se hará cargo de la división estadounidense en sustitución de Arrieta, dijo la empresa en un comunicado.

El presidente del consejo, John Bowmer, ha sido nombrado presidente ejecutivo para 'encabezar los esfuerzos' en el saneamiento de las cuentas y restablecimiento de la confianza.

La remodelación de la cúpula directiva se produce cuatro días después de que la multinacional de trabajo temporal anunciara el aplazamiento sin fecha de la presentación de las cuentas por ciertas 'debilidades' detectadas en la filial estadounidense y 'otros países'.

Investigaciones y delatores

La comisión de valores estadounidense, la SEC, y la fiscalía de Nueva York han iniciado una investigación sobre los resultados. El comité de auditoría de Adecco ha iniciado su propia investigación sobre los problemas detectados y sobre 'acusaciones realizadas por delatores en EE UU'. La empresa ha encargado también una investigación a una firma de abogados neoyorquina.

El consejo de Adecco lamentó la 'incertidumbre' ocasionada y subrayó que, pese a las debilidades en los controles y prácticas contables, sigue 'confiando en la compañía y en su futuro'.

En una conferencia de prensa telefónica, Bowmer se negó a concretar los efectos contables de las irregularidades y las causas concretas de la marcha de los dos directivos, citando las restricciones legales. 'Se comunicará tan pronto como sea posible', dijo el presidente.

La falta de datos agudizó el nerviosismo de los inversores. Las acciones cayeron un 9,77%, aunque llegaron a perder el 18%. La cercanía de escándalos contables, como el de Ahold, Enron o Parmalat ha acentuado la inquietud.

Adecco explicó ayer que los problemas detectados en la filial norteamericana incluyen los sistemas de seguridad informáticos, la verificación de las nóminas pagadas a través de bancos, la reclamación de cuentas pendientes y determinados temas sobre contabilización de ingresos, incluida la falta de documentación de sueldos y horas, así como 'errores de facturación no identificados ni corregidos a tiempo' y otros fallos en las distintas divisiones, lo que eleva 'la probabilidad de errores no detectados'.

También explicó que las empresas fuera de EE UU cuyas cuentas son investigadas suponen menos del 10% de los ingresos por servicios de 2002. España, según fuentes de la filial, no está entre los países afectados.

Bowmer declaró que 'al final de 2003, el grupo disponía de liquidez por 1.400 millones de francos suizos' (900 millones de euros)', que 'garantizan su solidez'.

Renovación Dos españoles en primer plano

Julio Artieta

Ex responsable de la división de EE UU

Una de las víctimas de la crisis de Adecco ha sido el primer ejecutivo de la división estadounidense, el español Julio Arrieta. Como consejero delegado de Adecco Staffing North America, Arrieta dirigía no sólo la actividad de Adecco en Estados Unidos, sino también en Canadá, México y Puerto Rico. La carrera del ex directivo en la empresa fue meteórica, desde su fichaje en 1993 hasta su dimisión ayer. Arrieta fue contratado para dirigir una división de la filial española. De ahí dio el salto a Latinoamérica, para en 2002 hacerse cargo de la filial estadounidense. Arrieta tuvo en septiembre un encontronazo con la directiva de la multinacional cuando dijo que la división de EE UU reduciría la contribución a las cuentas del grupo, según el Wall Street Journal. Ante el enfado de la cúpula, dio marcha atrás y anunció recorte de costes.

Andrés cano

Nuevo director financiero provisional

El recién nombrado director financiero interino de Adecco, Andrés Cano, es otro de los españoles situado en primera línea en la crisis del grupo de trabajo temporal. Cano, licenciado en Económicas y máster en la Universidad de Houston, ocupaba desde el pasado mes de marzo el puesto de vicepresidente controller del grupo Adecco. Con anterioridad había sido director financiero en España y, posteriormente, para el sur de Europa y América Latina. El nombramiento, sin embargo, es sólo provisional, según el comunicado de la empresa, dado que ya se ha 'comenzado a trabajar para encontrar un responsable permanente de este cargo'. También el español Luis Sánchez de León pertenece a la cúpula directiva del grupo Adecco, como responsable de marketing y ventas desde noviembre de 2001.

Las cifras

9,77% millones de euros en liquidez tiene Adecco, según su presidente, lo que garantiza 'la solidez de la compañía'.

900 fue la pérdida que sufrió ayer la acción en Zúrich. En cinco días cayó el 34%.

28.000 empleados tiene Adecco en todo el mundo.