Divisas

La amenaza de intervención del BCE frena el euro

Las autoridades comunitarias comienzan a tomar cartas en la subida del euro. Noyer se convirtió ayer en la tercera autoridad monetaria que advierte esta semana contra la revalorización del euro.

El lunes pasado, el tipo de cambio de 1,3 dólares por unidad parecía al alcance de la mano. Sin embargo, los mensajes de los responsables de la política monetaria comunitaria han mantenido el tipo de cambio en torno a 1,27 unidades. Ayer llegó a bajar a 1,263 dólares, aunque luego se recuperó hasta 1,267 dólares.

En 12 meses, la moneda única ha subido más de un 20% frente al dólar. El billete verde también ha perdido un 11,3% frente al yen y cotiza a 106 unidades, el tipo de cambio más bajo en tres años.

'No creo que sea momento de dramatizar en exceso', matizó Noyer en una entrevista en la televisión France 2. 'Pero nos mantendremos atentos y vigilantes', recalcó Noyer, consejero del BCE. 'La intervención es una posibilidad siempre abierta, aunque nunca la anunciaremos por adelantado', señaló el francés. La autoridad monetaria central no interviene en los mercados desde el año 2000.

El pasado lunes, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, lanzó la primera señala de advertencia al expresar su preocupación por la creciente fortaleza del euro. El martes, el presidente del Bundesbank y también consejero del BCE, Ernst Welteke, afirmó que la subida del euro es un lastre para la recuperación de la economía alemana, que es potencialmente exportadora y cuyo principal cliente es precisamente EE UU.

El consumo amortigua el impacto

La fortaleza del gasto de los consumidores en España sirve de amortiguador de los efectos negativos de la escalada del euro, según explicaron analistas Deutsche Bank en una reunión con Cinco Días. En un momento de incertidumbre económica, el gasto de los consumidores españoles creció en el tercer trimestre un 1,93% en términos interanuales.

El Deutsche Bank contrapone el caso de España al de Alemania. 'El consumo privado tiene una aportación al PIB mucho más importante en España que en el resto de Europa, mientras que Alemania es un país puramente exportador, especialmente en el sector automovilístico, que ve minada su competitividad' con la fortaleza de la moneda única, explican los expertos del banco alemán.

Por otro lado, compañías con mucha exposición al tipo de cambio también se ven influenciadas positivamente. Es el caso de Iberia, que negocia el combustible y los alquileres en dólares. 'Hemos hecho un estudio de sensibilidad de Iberia que con un tipo de cambio de 1,44 dólares sitúa el precio objetivo a 1,9 euros y, sin embargo, ya está a 2,6', explican los analistas.