Crisis de confianza en Europa

Adecco se hunde en Bolsa tras admitir irregularidades

Los fantasmas de Ahold y Parmalat sobrevolaron ayer la sede de Adecco, la mayor empresa de trabajo temporal del mundo, que moviliza diariamente a 650.000 empleados. La compañía suiza anunció ayer que ha detectado 'debilidades esenciales en los controles internos' de su filial estadounidense Adecco Staffing, y otras 'cuestiones contables, de control y de cumplimiento de normas' en diversas operaciones en otros países, según el breve comunicado de apenas 14 líneas difundido ayer por la compañía.

En la nota, además, Adecco anunciaba que pospone la publicación de las cuentas consolidadas referidas al ejercicio 2003, prevista para el 4 de febrero. El comunicado añade que Adecco 'aún es incapaz de predecir cuándo se completará la auditoría de sus cuentas financieras consolidadas'. El comité de auditorías y finanzas de la multinacional suiza ha designado un consejo independiente que será el encargado de iniciar una investigación.

La ETT rehusó ayer ofrecer más información que la referida en la nota y ha ordenado a sus filiales a hacer lo propio. Fuentes de la compañía, sin embargo, aseguraron que la filial está al margen de estos problemas. Ernst & Young, la firma auditora de Adecco, también declinó hacer comentarios.

El mercado reaccionó a la noticia con sorpresa y una caída del 35,2% en la cotización de las acciones, la mayor que ha sufrido la compañía en sus siete años de cotización. El desplome llegó a ser del 48% en los peores momentos del día. Los títulos habían repuntado el 2,9% este año, y otro 46,7% en todo 2003.

La caída de la cotización arrastró consigo el valor de otros competidores como Ranstad (-0,3%) o Vedior (-4%), ambas en Holanda. En el Reino Unido, Michael Page perdió el 1,23%, y Hays, otro 0,2%.

Los inversores muestran así su miedo de que el anuncio hecho ayer por Adecco pueda devenir en otro grave escándalo financiero, después de casos como los de Enron en EE UU y Ahold y Parmalat en Europa.

Estados Unidos, donde Adecco compró Olsten Corp el año 2000, representa en la actualidad en torno al 20% de los ingresos totales del grupo, que sumaron unos 16.000 millones de euros en 2002. La estadounidense Manpower, segunda del sector, facturó unos 8.400 millones.

Adecco debe cerca de 2.000 millones de euros a sus tenedores de bonos, según los datos de Bloomberg.

La solvencia de Adecco, hasta la fecha, no había sido causa de excesiva preocupación para los inversores. La agencia Standard & Poor's le ratificó en noviembre el rating de BBB+, tres niveles por encima de la consideración de bono basura. Moody's le otorga un Baa2, dos niveles sobre el mínimo grado de inversión. Ambas agencias le daban una perspectiva negativa, dado 'el difícil entorno operativo' del sector y la 'limitada flexibilidad' de la multinacional debido a sus recientes adquisiciones, sobre todo en EE UU.

El resultado del tercer trimestre, último publicado, registró una mejoría del 30% en el beneficio neto, que alcanzó los 104 millones, gracias, sobre todo, a los recortes de costes. ese recorte incluyó el despido de 2.500 personas el pasado año.

Adecco nació en 1996, fruto de la compra por parte de la compañía francesa Ecco de la suiza Adia. El importe pagado en aquel entonces fue el equivalente a unos 2.000 millones de euros en efectivo y acciones. Adia había estado a punto de quebrar en 1993, y sólo la intermediación del empresario helvético Klaus Jacobs la salvó.

Atentos a:

¦bull; Europa se enfrenta a otro caso de fraude tras Ahold y Parmalat.

¦bull; La compañía ha designado un consejo independiente que auditará las cuentas.

¦bull; Las acciones y los bonos de la empresa se desplomaron ayer en Bolsa.