'caso Parmalat'

La policía registra las oficinas de Bank of America

Las autoridades tratan de determinar el papel que jugó la entidad estadounidense en la quiebra de Parmalat y analizan si la familia Tanzi, principal accionista del grupo de alimentación, desvió fondos a sus cuentas a través del banco. Desde Bank of America no quisieron hacer ningún comentario y reiteraron que están colaborando con las autoridades.

La policía entró también en la residencia de Luca Sala, antiguo alto ejecutivo del banco y asesor de Parmalat desde marzo, que ha pasado a formar parte de la lista de sospechosos de la fiscalía. Los investigadores tienen indicios de que Sala estuvo relacionado con una emisión de bonos por valor de 500 millones de dólares. Los registros fueron realizados por la policía financiera, acompañada por uno de los investigadores de la fiscalía de Milán, Eugenio Fusco.

Bank of America, supuestamente junto a otras entidades de EE UU, coordinaron la emisión de bonos de Parmalat por un valor superior a 5.000 millones entre 1998 y 2002, hecho por el que son investigados por el regulador del mercado (la SEC).

La entidad volvió a centrar la atención el jueves, cuando los abogados del grupo de inversores Comité de Acreedores dijeron que habían seguido el rastro del dinero desaparecido hasta descubrir un depósito de 7.000 millones de euros en la entidad estadounidense.

El banco, además, destapó en diciembre el escándalo financiero de Parmalat cuando negó la existencia de un depósito en las Islas Caimán por 3.950 millones. Esta cuenta ficticia teóricamente pertenecía a una filial de Parmalat en las Islas Caimán, denominada Bonlat.

Por otro lado, Giovanni Bonici, el presidente de Parmalat Venezuela y de Bonlat, se entregó ayer a las autoridades italianas, después de que se ordenara su arresto hace una semana. Es el noveno ejecutivo de Parmalat detenido por el caso. 'Sea lo que sea lo que Bonici hizo, lo hizo sin saber que era ilegal', dijo su abogado.

Mientras, el Gobierno italiano informó ayer a la Comisión Europea del decreto ley aprobado para ayudar a las grandes empresas en dificultades financieras. La CE estudiará si la norma es contraria a la libre competencia.

Luz verde para la venta del club de fútbol Parma

El Ministerio italiano de Industria dio la autorización a Enrico Bondi, administrador de Parmalat, para poner en venta el club de fútbol Parma, filial del grupo de alimentación y actualmente sexto en la liga italiana.

Una operación complicada, pues el equipo tiene pérdidas de 77 millones. El ministerio autorizó también transferir 'a dos o tres jugadores' para reducir la deuda. El brasileño Adriano pasará probablemente al Inter de Milán. Sebastien Frey, Matteo Ferrari y Alberto Gilardino están también en el mercado. La crisis centró la asamblea general del club celebrada ayer.

El presidente, Stefano Tanzi, hijo del fundador y arrestado en Milán, presentó su dimisión junto a su primo Paolo y el resto de consejeros. Los nuevos gestores del club, bajo administración extraordinaria, están revisando las últimas cuentas.