Competitividad

La industria y los expertos piden tipos de interés bajos ante la apreciación del euro

Los industriales europeos muestran una preocupación moderada por la apreciación del euro en los últimos meses frente al dólar estadounidense. La fortaleza de la demanda externa y el precio de las importaciones compensa en buena parte los riesgos de la apreciación, y los empresarios y algunos expertos consideran que ha llegado el momento de compensar y combatir el sobrevalorado tipo de cambio del euro con unos tipos de interés bajos.

Los expertos convocados por Handelsblat antes de cada reunión del Banco Central Europeo han cambiado ligeramente la orientación de sus opiniones desde el mantenimiento con sesgo alcista, hasta aparecer opiniones crecientes en favor de una bajada si sigue el vigor del euro.

Por parte de los empresarios, el presidente de la patronal francesa, Ernest-Antoine Seillière, ha pedido una bajada del precio del dinero para compensar la fortaleza del euro. En concreto, Seillière comentó que 'una bajada de tipos en la UEM sería bienvenida para restablecer el equilibrio entre las divisas, después de que el cambio hubiera deteriorado la competitividad de las exportaciones'.

Pero esta naciente corriente en favor de una reducción del precio del dinero ha encontrado también sus detractores. Los cinco sabios alemanes que asesoran al Gobierno aseguran que el BCE debe resistir este tipo de presiones, dijo Wolfgang Wiegard a la revista Focus-Money.

Los empresarios

Los industriales alemanes creen que, pese a la fortaleza del euro frente al dólar, las exportaciones seguirán creciendo y 'tirando' de la primera economía de la eurozona. Son conscientes de que un euro fuerte perjudica las ventas fuera de la eurozona, pero confían en que la recuperación mundial sea tan sólida que permita contrarrestar estos efectos negativos.

Ottmar Lang, experto en divisas del Deutsche Bank, dijo a este periódico que espera que el euro se sitúe sobre los 1,3 dólares a finales de 2004 y que mantenga su tendencia alcista 'no sólo frente al dólar, sino frente a todas las principales divisas; esto no es bueno, pero el crecimiento económico mundial logrará compensar en parte esta tendencia', dijo. La misma creencia es compartida por Gustav Adolf, experto en coyuntura del Instituto Alemán para la Investigación Económica (DIW). 'El euro es fuerte, pero las exportaciones son más fuertes porque la demanda de productos alemanes es alta en todo el mundo', dijo.

Una encuesta del instituto Ifo publicada por el semanario Wirtschafts Woche y realizada a 1.000 industrias, revela que un 22,6% de las compañías cree que la exportación sufrirá con un euro por encima de los 1,2 dólares y un 20,5% considera que el 'límite soportable' se encuentra en los 1,3 dólares. Sin embargo, es destacable que un 44,4% afirmó que el valor de la moneda no tenía 'ninguna importancia' para su negocio.

Por su parte, analistas y empresarios franceses comienzan a mostrar su inquietud por el impacto de la moneda única en la exportación. Agroalimentación, aeronáutica, química y electrónica, orientados en su mayoría a mercados extraeuropeos son los más afectados. El sector aeronáutico, con Airbus a la cabeza, es el principal perjudicado en EE UU. La exportación vinícola, con 15.000 millones de euros anuales, pierde mercado de forma progresiva al otro lado del Atlántico, según el Centro Francés de Exportación Vinícola.

El organismo eleva a 1,3 euros por dólar la barrera del verdadero peligro. De alcanzar esta cota, 'habrá una fuerte presión sobre el BCE para que no suba los tipos'.

Confianza en el tirón de EE UU

1. La Cámara de Comercio Alemana cree que las empresas notarán la escalada del euro, pero la exportación crecerá por el empuje de EE UU. Según una encuesta de la cámara entre 11.500 empresas, sólo un 19% de los industriales estimó que su situación empeorará, y un 33% que mejorará. El optimismo se notó en química, electrónica, automóvil y maquinaria.

2. Automóvil y maquinaria no se muestran muy pesimistas. Para Ralph Wieders, presidente de los constructores de maquinaria, la fortaleza del euro puede frenar las exportaciones, 'pero sólo ligeramente'. El presidente de la Federación Alemana de la Industria del Automóvil, Bernd Gottschalk, cree que '2004 será mejor que 2003'.

3. La industria eléctrica y electrónica también saldrá perjudicada. Para Ulrich Scheinost, responsable de coyuntura de la federación, 'el euro es una preocupación mayor. Si el euro sigue apreciándose a un ritmo tan rápido, habrá que contar con consecuencias negativas', dijo el experto; 'un euro por encima de 1,15 dólares es problemático'.

Beneficios para las empresas globales

Los expertos afirman que hay factores que pueden hacer que un dólar bajo sea incluso una ventaja para los exportadores. Merrill Lynch, al evaluar el impacto de la subida del euro sobre las empresas exportadoras, no sólo se fija en dónde se vende la producción.

Si estas firmas producen también en EE UU o en la zona de influencia del dólar, la caída del billete verde les ahorrará costes de producción. Este es el caso del consorcio alemán Basf, primer grupo químico mundial, ya que un 95% de los productos que vende el grupo en la zona del Tratado de Libre Comercio de América del Norte se fabrican allí.

Para los responsables de la política monetaria, el euro no está sobrevalorado, sino que se mantiene en valores cercanos a su media de los últimos años. Un dólar equivale a unos 0,8 euros, pero durante los 50 años de historia del marco alemán el valor medio anual del billete verde se mantuvo por encima de esa marca y en los años cincuenta y sesenta superaba la media de los 1,5 euros.