Lunes de los fondos

Ambiente optimista sacudido por Parmalat

La rentabilidad media de los fondos registrados para la venta en España que invierten en los países o zonas geográficas que aparecen en el cuadro adjunto se incrementó en esta semana desde el 7,18% de la semana anterior hasta el 7,73%. Reflejan así un buen comportamiento de los mercados de renta fija y variable en el ambiente de optimismo que ha dominado a lo largo de los últimos días del año 2003.

Entre los fondos que experimentan una revalorización apreciable están los de renta variable española, que pasan de 24,21% a 25,61%. También incrementan su rentabilidad los que invierten en renta variable de la eurozona (de 15,32% a 16,25%) o en las diversas agrupaciones de países emergentes, que la semana anterior habían mostrado cierto retroceso. Alguna de las mejoras más importantes le corresponde a los fondos de renta variable Brasil, que pasa en la semana de 47% a 53,3%.

Sobre los que invierten en renta variable de Norteamérica sigue pesando la depreciación del dólar, que ya se adentra en los terrenos de 1,25 dólares por euro.

El fin de año se presenta cargado de un optimismo no visto en tres años

Los mercados de renta fija siguen comportándose de manera estable dada la corriente de noticias optimistas que siguen apareciendo sobre la evolución de las economías norteamericana, japonesa y europeas, y el creciente déficit fiscal común a casi todas ellas. De ahí que los fondos de renta fija de la mayor parte de las zonas geográficas mantengan las rentabilidades medias que acumulaban la semana pasada o, incluso, las mejoren ligeramente. Así, en España pasan de 2,18% a 2,19%, un cambio apenas perceptible. Para el conjunto de la eurozona, pasan de 3,05% a 3,13%. Incluso en partes del mundo donde a lo largo de las últimas semanas se había venido notando un cierto deterioro como en Europa del Este las rentabilidades medias acumuladas en el año han empezado a mejorar y pasan del -4,13% de la semana pasada al -3,92% de la actual. En Latinoamérica pasan del 5,11% al 5,29%.

Incluso en Norteamérica, donde la depreciación del dólar ha creado una situación muy complicada para los fondos de renta fija cuando su rentabilidad se mide en euros, la rentabilidad ha mejorado, también ligeramente, pasando de -13,73% a -13,22%.

El fin de año se presenta cargado de un optimismo no visto desde hace más de tres años. Las únicas sombras aparecidas en el horizonte han estado creadas por la virtual quiebra de Parmalat, empresa en la que se ha descubierto un agujero que podría rondar los 7.000 millones de euros. Las implicaciones negativas para el mercado de renta fija (donde Parmalat era un emisor habitual) y para la cotización en Bolsa de los bancos que habían concedido créditos a Parmalat parece que no ha sido de una gran dimensión, aunque en las futuras semanas veremos con toda probabilidad cómo el rating de alguno de éstos se puede ver afectado.

También la caída en la cotización de Parmalat afectará negativamente al valor liquidativo de los fondos que tenían esa acción en la cartera. Este hecho volverá a poner sobre el tapete la cuestión de la falta de regulación de los hedge funds y de la opacidad de los paraísos fiscales.