Estrategias

Bancos y cajas intentan conquistar el mercado de los inmigrantes

La intensificación de las corrientes migratorias de los países periféricos hacia Europa y España ha abierto un segmento de negocios para las entidades financieras de todo el continente que crece año a año.

Se trata de las transferencias de inmigrantes hacia sus países de origen en América Latina, África y los países del Este europeo, cuyo flujo anual se está convirtiendo en un importante porcentaje del flujo de capitales total que se dirige hacia esas regiones, de acuerdo con recientes estudios del Banco Mundial y de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

El último informe sobre la economía latinoamericana de esta última organización indica que las remesas de los inmigrantes latinoamericanos en Europa y Estados Unidos totalizaron 33.000 millones de dólares en 2003, una cifra que superó a los 29.000 millones aportados por el flujo de inversión extranjera directa.

Otro trabajo, cuyos resultados fueron difundidos la semana pasada en Bruselas, estima que, a escala mundial, las transferencias de los inmigrantes suman unos 100.000 millones de dólares anuales, provenientes de unos 100 millones de personas que viven y trabajan en países diferentes a los suyos, principalmente en las naciones de mayor desarrollo. Esta y otras destacadas conclusiones fueron presentadas en la capital europea por directivos del Instituto Mundial de Cajas de Ahorros en su primera Conferencia Mundial sobre Transferencias Bancarias.

En España, los bancos y las cajas de ahorros, al igual que en otros países europeos, están engordando sus negocios con la captación de centenares de miles de clientes entre los inmigrantes, fundamentalmente latinoamericanos. A partir de 2001, la actividad de las entidades se ha multiplicado.

Entre los grandes bancos, el SCH ha creado una oficina especial denominada International Express, con personal especializado en la atención de clientes extracomunitarios, el 58% de los cuales es latinoamericano. 'La oficina central del centro de Madrid ha crecido cinco veces más que cualquier sucursal normal del banco y, entre Murcia, Cataluña, Navarra y Madrid, tenemos una masa de clientes de 230.000 personas', señala Fernando Silva, director general de banca personal internacional de esta entidad.

El BBVA, por su parte, concede un papel central a este colectivo para el crecimiento de la entidad y tiene 310.000 clientes en este segmento. Al igual que el SCH, obtiene una gran ventaja de su amplia red de bancos en América Latina y ha constituido una sociedad específica para el envío de remesas de inmigrantes que está integrada a su red en toda la región.

La Caixa, por su parte, también lleva tiempo potenciando los servicios a inmigrantes y en noviembre de 2002 lanzó la tarjeta International Transfer, similar a la International Express del SCH, para facilitar transferencias desde sus cajeros automáticos. En el primer trimestre de este año tenía emitidas ya 15.000 tarjetas y más de 250.000 giros anuales.

En total, los bancos y cajas españolas tienen más de 1,6 millones de ciudadanos extranjeros residentes entre sus clientes, que contratan ya diversos productos bancarios que crecen a un fuerte ritmo anual. El objetivo de las entidades es lograr la máxima bancarización.

América Latina ha recibido 33.000 millones de dólares de sus emigrantes a lo largo de 2002

Un buen negocio para las entidades en Europa

Las cifras de las transferencias internacionales de inmigrantes son de unos 200.000 millones de dólares, si se contabilizan las realizadas a través de canales no oficiales. Así lo aseguran las presentaciones realizadas en la Conferencia Internacional sobre Transferencias de las Cajas de Ahorros.

Esto lleva a que los flujos de inmigrados sean cada vez más importantes para sus países de origen. Así, por ejemplo, el 74% del déficit comercial de la India se financia con las remesas de ciudadanos indios residentes en el extranjero.

Según cifras del Banco Mundial, las transferencias representaron en 2002 el 40% de la inversión extranjera directa en todo el mundo. El negocio es muy rentable para las agencias y entidades bancarias, ya que el coste de las remesas se eleva hasta el 10% o el 25% de las cantidades transferidas, el cual podría ser reducido en alrededor del 5%.

Por otra parte y de acuerdo con un trabajo elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 90% de los inmigrantes de todo el mundo transfieren de manera regular remesas de dinero a sus familiares. El modo más habitual de hacer esos envíos es a través de empresas que se dedican exclusivamente a este negocio y con las cuales han entrado en competencia las entidades financieras en los últimos años. De ahí el interés crecientes de las cajas de ahorros y bancos por expandir su cuota en este mercado.

Extranjeros para atender extranjeros

Caja Madrid ha decidido incorporar a 13 profesionales marroquíes, siete mujeres y seis hombres, en su plantilla, como becados por la entidad, para la atención de clientes de la zona del Magreb. La integración de personas de nacionalidad extranjera en la plantilla de Caja Madrid responde a la voluntad de ofrecer un mejor servicio al creciente número de ciudadanos procedentes de regiones tan diversas como Iberoamérica, este de Europa, China o norte de África, según explica la entidad. Durante siete meses, estos 13 alumnos han seguido un programa de estudios elaborado con el objetivo de formar a profesionales de otras culturas en el entorno bancario español.

Otras entidades entienden que no es necesario recurrir a extranjeros para hacer frente a la avalancha de clientes inmigrantes y consideran que con sus plantillas actuales pueden adecuarse perfectamente a la nueva situación.

Así, Caja Madrid continúa con esta política emprendida hace algún tiempo por la entidad y que desarrollan desde hace tres años otras cajas como la de Manresa y Bancaja.