Comercio exterior

La CE otorga a las cámaras un contrato de 53 millones para América Latina

La Comisión Europea ha adjudicado al Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España, en colaboración con todas las cámaras europeas, un contrato por valor de 53 millones de euros para reforzar la cooperación empresarial con Iberoamérica.

El proyecto para el que se otorga el contrato tiene como objetivo la coordinación de la tercera fase del programa Al Invest, que por primera vez será gestionado por un consorcio privado, hecho que confirma la tendencia de la Comisión a descentralizar y dejar en manos privadas la gestión de programas europeos.

El programa Al Invest de la Unión Europea opera mediante una red de organizaciones empresariales, llamadas Coopecos en Europa y Eurocentros en Latinoamérica, que podrán presentar proyectos concretos centrados en sectores o mercados específicos.

Para optar a la adjudicación de este contrato las cámaras europeas han formado un consorcio integrado también por la Organización Europea de Promoción del Comercio, en el que participa el Instituto Español de Comercio Exterior (Icex), la organización AECE y tres representantes de Eurocentros latinoamericanos.

A través de esta tercera fase del programa serán más de 30.000 las empresas que se beneficiarán, durante los próximos cuatro años, de las diferentes iniciativas de cooperación empresarial entre Europa y América Latina. Entre las actividades programadas, el máximo organismo cameral destaca la organización de encuentros entre empresas de ambas zonas geográficas, actividades formativas para pymes o proyectos de colaboración institucional.

El equipo de Al Invest, integrado por ocho personas, será el organismo encargado de supervisar la ejecución del programa, además del control financiero y contractual, para lo que se instalará provisionalmente en la sede de Eurocámaras.

El programa Al Invest nació en 1994, por iniciativa de la Comisión Europea ante el contexto político-económico que vivía América Latina a principios de la década de los noventa. El objetivo que persigue es aumentar las inversiones europeas en Iberoamérica e intensificar el comercio entre las dos regiones.