Tributos

Hacienda reaviva los convenios para evitar la doble imposición

Los convenios para evitar la doble imposición internacional se están convirtiendo en un instrumento potente para fomentar la internacionalización de las empresas y evitar el fraude tributario.

Tanto es así, que el Ministerio de Hacienda ha decidido pisar el acelerador en las negociaciones con los países en los que España aún no cuenta con tratado alguno, y que son muchos todavía. Están suscritos acuerdos con la mayoría de países de la Europa occidental. Con las repúblicas ex soviéticas se ha traspuesto el convenio existente con la URSS.

Ahora, la vista se dirige hacia la Europa del Este, América Latina y el Magreb. Y a más largo plazo, el resto del continente africano, en donde británicos, alemanes y franceses se reparten la influencia.

Tradicionalmente, desde que en los años sesenta las autoridades españolas iniciaron este tipo de acuerdos, se ha venido negociando a razón de un convenio por ejercicio. Pero en los últimos doce meses se ha avanzado sobremanera. En 2003, se han firmado siete convenios, con Argelia, Chile, Venezuela, Irán, Lituania, Letonia y Estonia. æpermil;stos están pendientes de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), al igual que los firmados anteriormente con Sudáfrica y Turquía.

Hay otros siete convenios negociados y rubricados, pendientes de firma, algunos de los cuales serán firmados en los próximos meses. Estos son los de Vietnam (terminado en febrero), Egipto, Guatemala, Costa Rica, Malaisia y Nueva Zelanda.

Por último, otros siete se encuentran en fase de negociación, con la República Dominicana, Uruguay, Perú, Islas Jersey (acuerdo de intercambio de información), Croacia, Malta y Suiza.

El más avanzado de ellos es el pendiente con las autoridades dominicanas. El Gobierno prevé que esté rubricado antes del mes de abril de 2004. El de Islas Jersey también tiene su importancia por cuanto este territorio es considerado por la OCDE como un paraíso fiscal, que atrae dinero negro (oculto al fisco) y daña las inversiones.

En total, ya hay convenios o se está negociando con cerca de 70 países, repartidos por los cinco continentes.

Además, 'el Ejecutivo quiere abrir el próximo año vías de negociación con Macedonia, Serbia y Montenegro, Namibia (con fuertes intereses pesqueros), Angola, El Salvador (a petición propia), Colombia y Trinidad y Tobago', según avanzaron a Cinco Días fuentes del Ministerio de Hacienda.

El objetivo último es situar a España a medio plazo (en dos o tres años) en un margen que oscila entre 80 y 90 convenios internacionales para evitar la doble imposición, al nivel de países con fuerte cobertura exterior en todo el planeta como Estados Unidos, Austria o Francia.

Colombia, Croacia, Serbia, Perú e Islas Jersey, entre los objetivos prioritarios

Acuerdos previos de valoración

El flujo de inversión exterior ha pasado del 6% en 1995 a más del 30% del PIB en 2003, una prueba del grado de apertura de la economía española. El 42% de la inversión española se queda en miembros de la UE, pero el resto se dirige a terceros países, especialmente, América Latina.

Con los convenios de doble imposición se logra reducir la tributación de los contribuyentes que operan en los países con acuerdo, sobre todo en materias como los dividendos, y se eleva la seguridad jurídica de las empresas. A ello se le suman otros tipos de actuaciones, que no son propiamente convenios, como los 'acuerdos previos de valoración' de activos y de facturación de las empresas. En el año 2003, se han suscrito tres de ellos y otros dos están en tramitación. Además, este ejercicio se han firmado 49 procedimientos amistosos (para resolver discrepancias administrativas) más otras reuniones bilaterales para avanzar en los mismos, en Brasil, Francia, EE UU y Alemania.

España disputa la hegemonía a Canadá

La creciente presencia española en América Latina, en sectores como banca, telecomunicaciones, electricidad, aguas, infraestructuras e industria es una de las principales razones para ampliar la red de convenios de doble imposición en la zona.

Canadá es el primer país en número de convenios firmados en la región. España va ligeramente a la zaga. El objetivo de Hacienda es ponerse a su nivel.

Ya hay acuerdos con Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba Ecuador, México y Venezuela y se encuentran en avanzado estado de tramitación los convenios con Chile, la República Dominicana y Guatemala. El de Chile es uno de los más importantes, dado que España es el primer inversor de la UE en el país y el segundo extranjero, sólo por detrás de EE UU. El convenio fue firmado en julio y ratificado hace diez días por el Parlamento chileno (sólo falta la publicación). En él destaca el trato a dividendos e intereses. En dividendos, los tipos pactados son un 5% si hay participación superior al 25%, y un 10% en el resto.

En el caso de intereses, los tipos son del 5% para bonos y valores negociados en Bolsa, ventas a créditos financiadas por el vendedor y bancos y compañías de seguros. El 10%, para el resto. En ganancias de capital se ha limitado a un máximo del 16% la tributación de las plusvalías derivadas de acciones.

El protocolo del convenio contiene una cláusula de nación más favorecida que permitirá a España beneficiarse automáticamente de cualquier mejora que Chile pacte con otro país de la OCDE en intereses y cánones.