Terrorismo

La policía desactiva una bomba de ETA en la vía férrea

La policía desactivó ayer un explosivo de dos kilos de dinamita colocado por ETA en la línea férrea Zaragoza-Caspe-Barcelona, en el termino municipal de Samper de Calanda (Teruel). El hallazgo del explosivo se produce dos días después de la detención de los dos presuntos etarras que tenían pensado atentar en Nochebuena en la estación madrileña de Chamartín.

Ayer se supo que uno de ellos, Gorka Loran, detenido el miércoles en Hernani tras haber colocado una maleta con explosivos en el Intercity Irún-Madrid, había mantenido numerosas reuniones con miembros de grupos radicales irlandeses y corsos.

Rechazo de Confebask

Por otra parte, la patronal Confebask manifestó ayer 'su rechazo' al 'injustificable chantaje' de las cartas de extorsión que ETA sigue enviando a los empresarios vascos. La policía francesa interceptó recientemente en una zona boscosa de Las Landas, próxima a la antigua frontera, un envío de 200 misivas, preparadas para ser entregadas a hombres de negocios del País Vasco y Navarra.

Confebask pide a los empresarios amenazados 'que sigan manteniéndose firmes', a la vez que advierte del 'grave daño que este tipo de actuaciones pueden causar a la economía vasca'.

La organización se congratula 'de que en esta ocasión, los agentes de la Gendarmería francesa hayan frustrado este vil intento de intimidación mafiosa'. Por su parte, el Círculo de Empresarios Vascos destacó ayer 'la conciencia absoluta' del empresariado de Euskadi 'de no ceder al chantaje de ETA'.