_
_
_
_
Empleo

Llega la intermediación virtual del empleo

Inscribirse en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (Inem), ir a sellar la demanda de trabajo o acudir a revisar si existe una oferta de empleo adecuada a las demandas de cada uno es ahora un ejercicio de peregrinaje por ventanillas públicas que puede absorber varias horas. Pero las largas colas de espera en las oficinas del Inem tienen los días contados y pueden empezar a ser historia a partir de 2004.

El Ministerio de Trabajo tiene ya ultimada la nueva aplicación informática que, según sus planes, producirá grandes avances en las labores de intermediación entre empresarios y desempleados que realizan las oficinas de empleo. Se trata del nuevo Servicio de Información de los Servicios Públicos de Empleo (Sispe).

Este proyecto informático, que empezó a desarrollarse en 1999, permitirá como principal avance que los funcionarios de los servicios públicos de empleo de toda España puedan acceder desde sus pantallas a todas las ofertas y demandas de empleo de las oficinas de empleo del resto de las comunidades autónomas, ahora aisladas por simples escollos informáticos.

Además, desde que en 1998 el Gobierno inició las transferencias a las comunidades de las políticas activas de empleo y de las políticas de intermediación, la coordinación entre las oficinas autonómicas pasó a ser prácticamente nula.

Las comunidades de Cataluña, Galicia, Castilla y León, Andalucía y Canarias compartían el mismo sistema informático (el Sicas), mientras que la Valenciana cuenta con un sistema propio y el resto cuenta con el sistema CEUS, que es el que tenía el antiguo Inem antes de las transferencias.

Los responsables del Ministerio de Trabajo concluyeron que este galimatías informático era una de las razones que limitaba la movilidad geográfica en el mercado laboral español. Si bien desde Trabajo también se admite que la poca incidencia de la intermediación laboral del Inem -que sólo media en el 15% de las contrataciones- es el principal obstáculo a dicha movilidad.

En cualquier caso, los técnicos del ministerio se pusieron manos a la obra para consensuar con todas las comunidades a qué tipo de datos deberían tener acceso los funcionarios de todas las comunidades y cómo se transmiten. 'Ha sido una labor muy difícil que ha durado más de dos años', dice el responsable del Sispe.

El Sispe proporcionará en el futuro dos servicios más: permitir a los empresarios, a través de un password personal, acceder a las bases de datos de los servicios públicos de empleo, para examinar los currículos de los distintos demandantes de empleo; y que cualquier desempleado pueda introducir personalmente su currículo en la red que comparten las oficinas de toda España.

Los parados podrán sellar las demandas por la Red

El Servicio de Información de los Servicios Públicos de Empleo (Sispe) es un proyecto informático que permitirá también en 2004 (aunque en Trabajo no precisan en qué mes) que los parados puedan sellar sus demandas de empleo -algo que hacen cada tres meses de forma presencial- en Internet, sin tener que desplazarse a la oficina de empleo. Esta es una de las labores que mayor número de horas de los funcionarios del instituto de empleo absorben, y es una labor rutinaria.Asimismo se pondrá en marcha lo que se ha denominado 'difusión de ofertas por Internet'. Trabajo planea colgar en una página web ofertas y demandas de empleo de todas las comunidades autónomas, al margen de que cada servicio público de empleo autonómico tenga su propia página web. El único dominio enmarcado dentro del sistema Sispe que ya está en funcionamiento es el que permite a los empresarios comunicar los contratos al Inem a través de Internet. Empezó a funcionar en abril y hoy en día el 22% de las comunicaciones se hace ya electrónicamente.

El Inem sólo copa el 15% del mercado

l El nivel de Intermediación de las oficinas del Instituto Nacional de Empleo en el mercado de trabajo es muy bajo. No llega al 15% el número de colocaciones genéricas que gestiona el Inem (aquellas en las que el empresarios solicita un trabajador anónimo para un empleo determinado). El resto de las colocaciones tienen carácter nominativo, y en ellas el empresarios ya identifica al trabajador (desempleado) que quiere contratar.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_