Medios de comunicación

Time Warner reaviva una posible fusión con MGM

Adelantados los planes de rebaja sobre el calendario previsto, el gigante de los medios estadounidense Time Warner ha reavivado la fusión con las productora con uno de los mejores catálogos de películas de todo Hollywood, Metro Goldwyn Mayer, según la revista especializada Variety. Las conversaciones son aún preliminares, 'pero serias', según la publicación.

La empresa presidida por Richard Parsons ya mantuvo negociaciones el año pasado, pero entonces su accionista mayoritario con el 81%, Kirk Kerkorian, pedía unos 7.900 millones de dólares que Time Warner no pudo ni pensar pagar mientras negociaba la rebaja de una deuda que rondaba los 30.000 millones de dólares. Entonces la empresa valía en Bolsa unos 6.200 millones de dólares.

Ahora Time Warner, que para muchos analistas es el comprador natural de MGM, goza de mejor salud. Acaba de vender por 2.600 millones su división de música y ha anunciado que querría crecer en el negocio de las televisiones. Los portavoces de ambas empresas han rehusado comentar la información de Variety.

Según la prensa estadounidense, los bancos estiman que el valor actual del fondo de 4.000 películas de MGM, entre las que se encuentran la saga de Rocky, La pantera rosa y 007, es de unos 4.400 millones de dólares.

Este fondo es lo más deseable para cualquier comprador, porque en los últimos años la taquilla no ha sido benévola con MGM, especialmente con películas caras, aunque ha tenido relativos éxitos como la última entrega de James Bond o Una rubia muy legal. No obstante, Time Warner, que anda estos días de enhorabuena con los éxitos de sus estudios (la última parte de El señor de los Anillos y El último samurái), podría estar interesado en comprar la productora nada más y convertirla en un miniestudio dentro de su imperio.

Otro intento de venta

La venta de los estudios del león es recurrente. Kerkorian, que ahora ha rebajado su participación en MGM aunque sigue teniendo un 79%, es un inversor que se hizo millonario comprando y vendiendo aerolíneas y casinos. Entró en MGM en 1969 y, desde entonces y tras declarar que no le interesa el cine más que como una inversión, la ha vendido y vuelto a comprar varias veces. La última vez lo intentó hace casi un año y mantuvo negociaciones con Time Warner, Viacom, Vivendi Universal y Disney.

La salida a través de la fusión era la que le quedaba después de haber estado dos años cortejando alguna posibilidad de acuerdo o compra de otra empresa que se reveló imposible.