Telefonía Móvil

Móviles saca su propio teléfono, que integra tecnología japonesa

La operadora española Telefónica Móviles ha dado un paso más en su estrategia de presentarse en el mercado celular no sólo como operador, sino también como cofabricante de terminales. Ayer hizo la presentación de un nuevo aparato, el TSM 30, fabricado en el parque tecnológico de Málaga por la empresa española Vitelcom.

Se trata de un dispositivo multimedia que, según el directivo de Móviles, Luis Ezcurra, 'es de los más avanzados y más completos que existen ahora en el mercado'.

Su aspecto más destacado consiste en que incorpora, por primera vez en un terminal fabricado en Europa, la tecnología japonesa de navegación i-mode para acceder a los contenidos de Movistar e-moción.

Tiene capacidad de conexión a las señales celulares en tres bandas del espectro, permite la transmisión de datos por medio de la tecnología GPRS y cuenta con una navegador WAP, cámara de fotografías digital, mensajería multimedia, reproductor de archivos de música MP3 y opción para introducir una tarjeta de ampliación de memoria.

Ezcurra aseguró, en la presentación del terminal, que durante la primera semana en el mercado se han vendido más de 100.000 unidades. El éxito se basa en que 'el equipo cuenta con funcionalidades muy completas y su precio es muy atractivo'.

Ezcurra no quiso dar detalles sobre el precio de venta del nuevo equipo, 'porque se comercializará por diferentes vías'. No obstante, afirmó, en determinadas condiciones su adquisición 'se sitúa a un precio por debajo de 100 euros'.

El directivos de Móviles aseguró que el resto de los fabricantes 'han entendido las razones de Telefónica para entrar en el campo de la fabricación de terminales' y han respondido bajando el precio de sus productos'.