Lunes de los fondos

Mejoría de rentabilidades en todos los frentes

Durante la primera quincena de diciembre los movimientos más importantes que se han producido en los mercados financieros han sido la depreciación adicional del dólar, que ha pasado de 1,20 a 1,23 dólares por euro; la continuación de la trayectoria alcista de las Bolsas -con el Dow Jones pasando desde prácticamente 9.900 a superar el nivel de 10.000- y de la deuda pública norteamericana, que ha pasado, para el plazo de diez años, de un tipo de 4,39% a otro de 4,28%.

Evolución, por tanto, positiva en los mercados de renta fija y variable, que ha permitido que las rentabilidades medias de los fondos que invierten en esos activos hayan reflejado una clara revalorización, aunque, en el caso de los que están denominados en dólares, el efecto de la divisa anule ese efecto positivo. Así, la rentabilidad media acumulada en el año por los fondos de renta variable Norteamérica pasa de ser de un 5,60% hace 15 días a ser del 3,29% ahora, en tanto que la de los fondos de renta fija que invierten en EE UU pasan a acumular unas pérdidas del 13%, frente a las más moderadas de 8,70% de dos semanas antes.

Sólo la Bolsa japonesa tuvo en estos 15 días un comportamiento claramente negativo, con el Nikkei 225 pasando de 10.403 a 10.169, una caída del 2,24%. A los fondos de renta variable japonesa esta pérdida del Nikkei les ha provocado una disminución de la rentabilidad acumulada en el año desde el 13,23% hasta el 9,85%. De entre los mercados emergentes hay que mencionar que continúa el buen comportamiento de los de Latinoamérica. Los fondos de renta variable pasan de acumular una rentabilidad promedio de 28,61% a comienzos de diciembre al 30,68% actual. La buena racha de estos mercados se resume en el máximo que alcanzó en esta quincena el índice Bovespa de la Bolsa de São Paulo, con lo que la revalorización de la Bolsa brasileña está en 2003 por encima del 120% (medido en dólares). Algo parecido sucede en Argentina y Venezuela, con revalorizaciones también por encima del 120% en el primer caso y de casi el 140% en el segundo, a pesar de la crisis política casi endémica que vive este país. Todas están en los niveles máximos desde la crisis de 1998.

Los fondos que invierten en los demás mercados emergentes, de Asia y Europa del Este, también han tenido en general subidas de rentabilidad fuertes, con la máxima expresión del fenómeno concentrada de nuevo en los que se especializan en la renta variable India (que ya acumula prácticamente el 60%) o Gran China.

Los fondos que invierten en renta fija o variable española también han mejorado su rentabilidad promedio acumulada en 2003 que se sitúa en 22,11% (antes 20,45%) y en 2,01% (antes 1,75%), respectivamente. El tipo de la deuda pública española a diez años pasó en la quincena de 4,49% a 4,32%.

Esta mejora tendencial de las rentabilidades de los fondos de renta fija española coincide con la publicación en esta última semana, precisamente, de la elevación por la agencia Fitch del rating de la deuda pública española a AAA.

Tanto los fondos de renta fija como los de renta variable mejoran en diciembre