Comercio exterior

La industria alimentaria desdeña los planes geográficos y de marcas

Más ayudas económicas, atención personalizada e inversión en la imagen de España. æpermil;sas son las principales demandas de las empresas españolas de alimentación a los organismos de promoción exterior, estatales y autonómicos, además de una mayor colaboración entre los mismos para evitar dispersión de actuaciones.

Unas exigencias escasamente novedosas, pero rotundamente clarificadoras de las necesidades del exportador, que destacan entre las conclusiones del informe Apoyo a la exportación de las empresas españolas de alimentación, realizado por Sigma Dos para la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), con el respaldo del Ministerio de Agricultura.

El trabajo, que recoge un análisis pormenorizado de todos los factores que intervienen en la actividad exportadora, constata el 'elevado' grado de satisfacción de los exportadores con la actuación de estos organismos de promoción. Sin embargo, el 49,5% de las empresas advierte que 'no existe coordinación' entre ellos, y del 38,5% que opina que si están coordinados, una gran parte lo hace 'desde un punto de vista práctico', porque esta descoordinación les permite 'acceder a una mayor diversidad de apoyos'.

Reveladora es también la valoración que hacen las empresas sobre los instrumentos y programas de apoyo a la promoción exterior y que confirma a las ferias como el 'instrumento estrella' para la industria alimentaria. El 100% de los exportadores consultados admite haber hecho uso de este instrumento que es también el más útil para el 71%.

Después de las ferias aparecen las misiones comerciales directas (80%), los estudios de mercado (75%) y las presentaciones de productos y degustaciones (73,5%). Sin embargo la mayoría muestra su disconformidad con la organización actual de las misiones inversas porque 'los operadores que acuden no son siempre los adecuados'.

Entre los programas de apoyo a la exportación, los más utilizados por las empresas de alimentación son la información sectorial (61,5%), los planes sectoriales (38%) y el de iniciación PIPE (37,5%), en contraste con la mínima valoración del Plan de Marcas y de los planes de implantación geográficos como el Asia-Pacífico y el Plan Ampliación, utilizados sólo por un 16% y un 13% de los exportadores, respectivamente.

Destacable es también la opinión 'buena o muy buena' que de la imagen de España en el exterior tienen las compañías como revela el que un 60,5% de los exportadores de alimentación afirma que la imagen de España supone una ventaja, frente a sólo el 6% que cree que es una desventaja. En esta línea, la mayoría de las compañías son contrarias a presentar sus productos en las ferias a través de las comunidades autónomas, ya que consideran que 'genera confusión para los potenciales clientes, perdiéndose efectividad comercial'.

Potencial de exportación

La alimentación aporta el 15% de las ventas exteriores españolas y su primer mercado actual es la Unión Europea, con presencia del 98% de los exportadores del sector. También es el área geográfica de mayor potencial exportador y así lo reconocen el 51,9% de las empresas. Europa del Este y Asia aparecen tras la UE como las zonas mundiales que ofrecen mayores oportunidades de futuro, con un 51% y un 44% de empresas, respectivamente. Se observa aquí una clara divergencia respecto a los segundos destinos actuales de exportación que siguen siendo América Latina, donde exportan el 69,5% de las empresas y EE UU, con el 69%.