Previsiones

Bruselas cree que el repunte económico de la zona euro se está acelerando

La recuperación económica de la zona euro se sustenta "en bases sólidas" y el crecimiento podría acelerarse en el último trimestre de este año, según advierte la Comisión Europea (CE) en su informe cuatro informe económico trimestral de 2003. En el informe difundido hoy el Ejecutivo comunitario constata que el crecimiento económico en el tercer trimestre ha sido "más fuerte" que el previsto y que la confianza económica de las empresas ha vuelto a niveles de mediados de 2001, mientras que la de los consumidores comienza a apreciarse.

Asimismo, prevé que la demanda exterior mantenga su senda ascendente dada la aceleración de la actividad económica en las principales regiones del mundo, y a pesar de las altas cotas del euro en los mercados de divisas. Esta previsión, junto a la progresiva reactivación de la demanda interior por la mejora de las condiciones internas, hace "probable" una aceleración del crecimiento en el primer trimestre de 2004, concluye Bruselas.

Mejores previsiones

Tras rozar la recesión en el primer semestre del año, el PIB de la zona euro registro un crecimiento del 0,4% en el tercer trimestre. En sus previsiones del pasado otoño, la CE apostaba por un crecimiento del 0,4% para el conjunto de 2003, y del 1,8% para 2004.

Por otro lado, el informe de la CE examina la relación entre los ciclos coyunturales de la economía estadounidense y de la europea. Bruselas concluye que la relación entre ambas fluctuaciones se ha hecho más estrecha en los últimos años, debido en parte al incremento de los intercambios financieros y comerciales, pero también al hecho de que ambos bloques hayan sufrido efectos económicos comunes.

En este contexto, Bruselas interpreta que el vigoroso repunte de la actividad norteamericana es un "buen augurio" para la europea, pero previene de que su impacto real "no debe sobreestimarse". Además, el informe comunitario busca razones a la lentitud de crecimiento de la productividad en la zona euro, una variable económica que registra un continuo crecimiento en Estados Unidos desde mediados de los años 90. Bruselas lo atribuye a la tendencia a la baja de la inversión europea, junto con una "desaceleración preocupante" del progreso técnico.

Como soluciones, Bruselas propone aligerar las regulaciones, mejorar la estructura de los mercados financieros, incrementar la integración de los mercados de productos y aumentar la investigación en la economía del conocimiento.