Finanzas

La Deuda del Estado en circulación cae por primera vez en 15 años

El volumen total de Deuda del Estado en circulación cayó a 310.500 millones a finales de 2003, tras la finalización del programa de recompras en ejecución durante las semanas finales del año. La Deuda del Estado supone sólo un 42% del PIB, casi 12 puntos menos a finales de 1998, según ha explicado en rueda de prensa el secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos.

En cuanto a la financiación del Estado en 2003, el sobrecumplimiento de los objetivos de déficit del Estado ha permitido al Tesoro reducir notablemente su actividad emisora. En concreto, sus emisiones brutas han sido de 70.400 miles de millones de euros, frente a los 78.800 previstos inicialmente. La disminución de la emisión bruta permite al Estado ahorrar en torno a 250 millones de intereses futuros.

En 2003, la menor emisión y la moderación de los tipos de interés cotizados en el mercado han dado como resultado una reducción en la carga de intereses que deben soportar los Presupuestos Generales. En concreto, el coste de la Deuda en términos de contabilidad nacional ha caído hasta representar únicamente el 2,2% del PIB, lo que supone una disminución del peso de los intereses de la Deuda de casi 1,5 puntos porcentuales respecto de su nivel antes de la integración monetaria.

Esta reducción de la carga se ha producido en paralelo con un alargamiento de la vida media de la Deuda, lo que significa que el Estado ha sido capaz de conjugar un menor coste financiero con un menor riesgo de refinanciación de su cartera de Deuda, según el Ministerio de Economía.

La valoración mejora

Los mercados financieros han sabido valorar esta buena marcha de las finanzas. En primer lugar, las agencias crediticias: al Aaa de Moody's, la máxima calificación creditica, otorgado en diciembre de 2001 se ha unido el de ayer de Fitch y la perspectiva favorable en la que Standard and Poor's ha colocado su evaluación de la Deuda del Estado.

La mejora en la evolución de la calidad crediticia junto con la estabilidad nominal de la zona euro ha facilitado que los tipos de mercado de la Deuda del Estado se hayan colocado en línea, e incluso por debajo de los de la Deuda alemana. Esta eliminación del diferencial desde la elevación del rating que Moody's otorgó a España ha permitido al Tesoro ahorrar en torno a 2.050 millones de euros en intereses futuros.

Novedades

En 2004, el Tesoro prevé llevar a cabo unas emisiones brutas de 79.800 millones de euros. Estas emisiones son prácticamente las mismas que se preveían hace un año para el ejercicio 2003.

La emisión se repartirá entre 39.700 millones de Letras del Tesoro, 38.100 de Bonos y Obligaciones del Estado y, en su caso, 2.000 millones correspondientes a emisiones en divisas. Tanto las Letras (1.200 millones) como los Bonos y Obligaciones (11.500 millones de euros) aportarán financiación neta, mientras que los saldos de Deuda en divisas y de otras Deudas caerán a final de año.

La técnica de emisión habitual será la subasta. Alternativamente, se podrá utilizar la sindicación cuando se considere adecuado para las nuevas Obligaciones del Estado y para posibles emisiones en divisas. Como novedad, se variarán las fechas de las subastas: las de Bonos pasarán al primer jueves de cada mes y las de Obligaciones al tercer jueves. Con este cambio se pretende optimizar el calendario de emisión, evitando la coincidencia con otros grandes emisores y mejorando la gestión de tesorería.

Otra novedad es la entrada en vigor, en lo que respecta a la Deuda del Estado, de la nueva Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria. La nueva norma prevé que el Tesoro pueda emitir valores con pacto de recompra, ya sea para obtener financiación a corto plazo o para evitar estrangulamientos de ciertos valores en el mercado secundario. Asimismo, prevé que el Tesoro pueda utilizar derivados para gestionar la combinación de riesgo y rentabilidad de la cartera de Deuda del Estado.