Estados Unidos

Intel y los datos de paro decepcionan en Wall Street

El Dow Jones retrocedió el 0,69% ayer, después de tocar la víspera el máximo en 18 meses. Los datos del paro decepcionaron y las ventas se impusieron desde el inicio. El Nasdaq cedió un 1,57% arrastrado por Intel, mientras que el S&P 500 se dejó un 0,77%.

La tasa de paro en noviembre cayó hasta el 5,9%, cuando los expertos esperaban que se mantuviera en el 6%. La escasa creación de empleo fue lo que disgustó al mercado. Los empresarios crearon 57.000 puestos de trabajo frente a los 150.000 esperados.

La deuda reaccionó con fuerza al alza y la rentabilidad del bono de referencia a 10 años cayó hasta 4,216%.

Intel mejoró sus previsiones de ventas, pero el mercado también se mostró insatisfecho. La compañía anunció que espera ganar entre 8.500 y 8.700 millones de dólares en el trimestre actual, frente a una estimación anterior que oscilaba entre 8.100 y 8.700 millones. Los inversores quieren más y no se contentaron al ver que la banda alta de previsiones no mejoraba. Cayó un 4,2%.

La semana arrancó con máximos anuales en las Bolsas, pero cerró con resultados mixtos. El Nasdaq superó los 2.000 puntos durante la sesión del miércoles, referencia que no ha batido desde enero de 2002, pero no logró mantener este nivel técnico y psicológico. Los inversores optaron por las ventas al final y el índice terminó la semana con una caída del 1,15%. El Dow Jones (+0,82%) y el S&P 500 (+0,31%) arañaron avances.

En las próximas semanas las empresas continuarán dando pistas sobre los resultados para un mercado que se ha vuelto muy exigente. La reunión de la Reserva Federal el próximo martes también será determinante y el sesgo de la autoridad monetaria será decisivo para la evolución de las Bolsas.

General Motors, la mejor del Dow Jones en cinco sesiones

General Motors cedió un 1%, pero cerró la semana con un avance del 7,5%, el comportamiento más destacado del Dow Jones. La compañía se benefició tras conocerse que podría reducir el déficit de 19.300 millones de dólares de sus fondos de pensiones hasta 4.500 millones para fin de año. Goldman Sachs prevé que, si logra este objetivo, la compañía mejorará sus ingresos por acción hasta 50 centavos el próximo ejercicio. El mercado aplaudió la noticia.