Participaciones

Las cajas aventajan a los bancos en inversiones

Tener un papel protagonista en los accionariados de empresas clave y complementar la rentabilidad del negocio típico bancario con inversiones en Bolsa han sido los motores que han dominado la política inversora de las cajas en los últimos años.

La mala racha bursátil que ha rebajado el precio de las acciones les ha servido de apoyo. Como consecuencia, la cartera total de acciones, participaciones estables (incluyen las de carácter permanente del 20% o más en empresas no cotizadas y del 3% en las que cotizan), avanzó un 7,8% en sólo un año, según los datos de balances de septiembre y sumó 23.081,6 millones.

Aunque sigue representando casi la mitad de la cartera de los bancos (48.035,8 millones), pero mientras ésta última decrece, la de las cajas sigue un ritmo continuado ascendente.

Las entidades sociales han reforzado su papel de accionistas clave en negocios estratégicos

La única partida que aumenta en todas las entidades es la inversión en acciones, puramente financieras y sin carácter de permanencia.

Las participaciones estables crecen un 1,5%, influidas por la merma de la cartera en dos de las grandes, La Caixa y Kutxa, las dos únicas que registran caídas. La caja catalana, primera del país y con la mayor cartera industrial, ha vendido el 39,9% de Saba a Acesa, el 2,8% del Banco Popular de Puerto Rico y el 8,9% de Acesa a través de una participada. En los bancos, las inversiones estratégicas caen un 8,8%, influidas por varias operaciones de venta.

En los últimos años las cajas han reforzado su papel de accionistas principales en empresas clave -desde eléctricas hasta de infraestructuras, pasando por las aerolíneas o los hoteles- hasta el punto de desplazar en ocasiones a los bancos. Como muestra de este mayor protagonismo e influencia empresarial, que lidera La Caixa, destaca la progresión creciente de la cartera de Caja Madrid, que se mantiene como primer accionista de la eléctrica Endesa, junto a La Caixa -que se ha planteado su salida-, y también en Iberia -al nivel de British Airways- con un 10% del capital.

Entre los últimos signos de este avance figura la entrada de Caja España en el capital de Ono, que ha comprado el 56% de la operadora de cable de Castilla y León Retecal a la caja y grupo Bégar a cambio del 7,2% de su capital. Bancaja también quiere poner el pie en el consejo de Iberdrola (ha acordado comprar más del 1% del capital), mientras la gallega Caixanova y Caja Murcia se han aliado para comprar el 5% de NH Hoteles con el fin de reforzar el núcleo duro del accionariado.

Más agresivas en la compra de acciones

Pasado lo peor de la tormenta bursátil, las entidades financieras se han lanzado a aprovechar los bajos precios del mercado para recuperar posiciones y engordar su cartera de renta variable. Aunque la evolución es muy dispar, parece que las cajas muestran una actitud más agresiva. La cartera ha aumentado un 24,1%, más que en los bancos, por el mejor comportamiento de las Bolsas, que ha permitido recuperar el valor perdido, y por una posición compradora más activa. Aunque no se dan espectaculares incrementos como los de Banesto, Popular y Bankinter (que más que duplican el valor). Sólo Cajastur destaca por duplicar el patrimonio acumulado. Caja Madrid y Caixa Catalunya son las únicas que reducen cartera, el 14% y el 38%, respectivamente. La cartera ha crecido un 21% en los bancos.

En alza. Caixa Catalunya supera a la Kutxa y se acerca a Caixa Galicia

La tercera caja del país ha dado varios pasos en el último año para reforzar su cartera de participaciones estables. Caixa Catalunya ya es la cuarta entidad de ahorro con mayor volumen de inversión en empresas y ha logrado desbancar a la guipuzcoana Kutxa. El más sonado fue la compra del 3% de Gas Natural en plena guerra entre La Caixa y Repsol a cuenta de la opa frustrada de la compañía de gas (participada en un 31% por la caja catalana) sobre Iberdrola. Caixa Catalunya ya ha insistido en que esta operación fue una decisión independiente de la entidad y no encaminada a apoyar la posición de La Caixa en el conflicto, como se arguyó desde el sector de la energía. Cuenta, además, con una nada desdeñable posición en el sector inmobiliario, en el que se reforzó tras la adquisición del 20% en la promotora Riofisa el pasado abril. Posee, además, el 1,63% de Repsol YPF y el 5,7% de Abertis.

Enmiendas. El PP cambia de nuevo las comisiones que vigilarán inversiones

En lo que ya es la tercera vuelta de tuerca, el PP ha vuelto a corregir las enmiendas sobre cajas que presentó en el Congreso tras la ponencia de ayer en el Senado. Dos nuevas propuestas del Grupo Popular limitan ahora a un máximo de tres el número de consejeros que formarán la comisión encargada de informar de las inversiones y desinversiones en cada entidad. Las cajas proponían que fuera un mínimo de tres miembros elegidos de entre los consejeros, tal como el PP recogió en las enmiendas en el Congreso. También aplica el mismo tope para la comisión que informará sobre la política de retribuciones a consejeros. Y, en un intento que levantará ampollas en CiU y PNV, el PP omite la referencia a que las competencias para legislar esta comisión son autonómicas. El enfrentamiento con los nacionalistas, que no quieren intromisiones en sus normas de cajas, se agudiza.