Juicio

Kerkorian asegura que rechazará cualquier oferta extrajudicial de Daimler

El multimillonario ex accionista de Chrysler Kirk Kerkorian, asegura haber rechazado una oferta del DaimlerChrysler que buscaba un acuerdo extrajudicial para zanjar la causa que se sigue desde el lunes contra el grupo germano-estadounidense en un tribunal de Wilmington.

Kerkorian, que le exige una indemnización de 1.200 millones de dólares (991,7 millones de euros), afirmó que "nunca" aceptará un acuerdo fuera de los tribunales, y añadió que sus abogados habían recibido una llamada en este sentido procedente de la sede de la automovilística en Stuttgart, extremo que fue desmentido "tajantemente" por un portavoz de la empresa.

El demandante, que hace cinco años controlaba alrededor de un 14% de las acciones de Chrysler, acusa al presidente de Daimler-Benz, Jürgen Schrempp, de haberle planteado la integración de ambas como una fusión entre iguales, cuando en realidad se disponía a adquirir a la estadounidense.

Ayer, en el tercer día de juicio ante un tribunal federal de Wilmington, en el estado de Delaware, el ex presidente de Chrysler James Holden basó su testimonio como testigo para la defensa en que no se arrepiente de haber apoyado la fusión y que "lo haría de nuevo". Kerkorian, por su parte, sostiene que él no lo habría hecho de no haber sido presentada como una "fusión entre iguales", una estrategia que en su opinión perjudicó a los accionistas de la estadounidense, que en el caso de una OPA, habrían recibido más dinero por sus títulos.

El inversor llevó el asunto a los tribunales hace tres años, después de que Schrempp confesase al Financial Times que presentó la operación con Chrysler como una fusión por motivos estratégicos.

Un consejo de administración repartido y de 20 miembros

El grupo prevé mantener cinco estadounidenses en su consejo de administración, de veinte miembros, según publica hoy Financial Times Deutschland, citando fuentes de la compañía. La próxima junta general de accionistas, que se celebrará en abril, elegirá a los miembros de un consejo que contará con diez representantes sindicales y otros diez accionistas de la empresa. Al margen de los representantes de los trabajadores, el consejo tendrá cinco miembros estadounidenses y cinco alemanes, para mantener una relación de igualdad.