Industria

La cogeneración devengará derechos de emisión de CO2

La subdirectora general de Desarrollo Industrial del Ministerio de Economía, Eva Povedano, asegura que la actividad de cogeneración asociada a la industria manufacturera 'se incentivará mediante el Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión de CO2 (dióxido de carbono)', que el Gobierno prevé presentar en marzo para definirá las reglas en el mercado de compraventa de emisiones de C02 de la UE.

De esta manera, el Gobierno recoge la petición que le habían transmitido cinco patronales relacionadas con las industrias papelera, petrolera y de cerámica (Aspapel, Feique, Ascer, Hispalyt y AAEE), afectadas por la Directiva de comercio de emisiones. Esta norma europea también afecta a las cementeras, eléctricas y vidrieras.

En conjunto, los tres sectores intensivos en cogeneración suponían el 7% de las emisiones nacionales de C02 en 2001. La industria papelera representa el 1%, pero cuenta con una potente capacidad instalada de cogeneración en sus fábricas (850 megavatios), por lo que, dependiendo de cómo compute la cogeneración en el reparto de los derechos, podría llegar a vender estos títulos en el futuro mercado europeo, que empezará a funcionar el 1 de enero de 2005, en pruebas durante tres años. Eva Povedano afirma que 'aún no se ha decidido' la fórmula de cómputo.

Povedano intervino ayer en el seminario sobre 'Impacto económico de la normativa de cambio climático', organizada por la Cámara de Comercio de Madrid, la consejería madrileña de Medio Ambiente y la Confederación Empresarial de Madrid. La subdirectora señaló la importancia de la nueva propuesta de directiva que se tramita en el Parlamento Europeo sobre comercio de emisiones 'para asegurar la competitividad' de las empresas.

Esta directiva modifica la norma publicada el pasado 13 de octubre para incluir en el sistema europeo de comercio emisiones las posibles reducciones derivadas de la aplicación de otras prácticas de producción limpia admitidas por el Protocolo de Kioto. Povedano explicó que, si todos estos mecanismos entran en funcionamiento para 2008, 'se reduciría un 50% el precio de la tonelada equivalente de C02', que estimó en un mínimo de 13 euros.