PHN

Bruselas da luz verde al primer trasvase del PHN

La comisaria europea de Medio Ambiente, Margot Wallström, apoya las tesis del Gobierno español de que el trasvase Júcar-Vinalopó no se servirá del agua proveniente del río Ebro, si finalmente se lleva a cabo el proyecto del trasvase de este río a las cuencas del Júcar y Segura, según informó la portavoz de la comisaria, Ewa Hedlund.

La citada portavoz confirmó que el departamento de Wallström ha aprobado un dictamen medioambiental favorable a las reclamaciones españolas para que se cofinancie el trasvase Júcar-Vinalopó por fondos europeos. Este dictamen será enviado oficialmente al comisario de Política Regional, Michel Barnier, 'en los próximos días', para que se autorice formalmente el desembolso de 80,121 millones.

Hedlund indicó que Wallström 'no ve un vínculo' en que el trasvase Júcar-Vinalopó se beneficie de los recursos hídricos del Ebro y que mantiene 'una serie de preocupaciones' sobre el impacto medioambiental de la canalización del proyecto, pero que éstas 'se pueden resolver' en función de los compromisos del Ejecutivo del presidente de José María Aznar. El Gobierno español entregó en octubre de 2002 a Bruselas la información correspondiente a este trasvase incluido en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) y pidió una subvención de 80,121 millones de euros a cargo de los fondos europeos para el desarrollo.

El Ejecutivo comunitario respalda de esta forma y por primera vez uno de los trasvases del PHN español. El punto más controvertido sigue siendo la conducción de agua del Ebro a las cuencas del Júcar y Segura, y Barnier y Wallström tienen previsto anunciar su posición al respecto el 16 de diciembre.

Cambios en el Ebro

El caudal ecológico del delta del Ebro será decidido por el Consejo del Agua de la Cuenca Hidrográfica y no por el consorcio creado para gestionar el plan integral de protección de esa zona, creado en la ley del PHN y que preside la Generalitat de Cataluña, según una enmienda del PP.