Dirección

Batalla abierta en Caja España por el nuevo director

El nombramiento del nuevo director general en Caja España ha roto el consenso en el consejo. El presidente, Juan Manuel Nieto Nafría, promueve como candidato a un director de Caixanova, pero ayer no tenía el respaldo necesario en el consejo. Algunos consejeros han planteado su dimisión.

El enfrentamiento entre partidos y las incógnitas planean sobre el consejo de esta tarde. Inexplicablemente, la candidatura de José María Pérez, ex director general de Caja Cantabria, para suceder a Evaristo Del Canto -cuya indemnización y su paso a La Caixa están siendo investigadas en la caja-, estaba en las quinielas hasta el miércoles por la noche y al día siguiente desapareció. Fuentes cercanas al consejo no quieren descartar del todo a Pérez como candidato.

Sin embargo, el presidente de la caja, Juan Manuel Nieto Nafría, reelegido por un consenso histórico entre PP, PSOE y Unión del Pueblo Leonés (UPL) en septiembre, jugó ayer sus cartas. Promovió claramente al otro candidato en liza, Luis Carrera, director general adjunto de Caixanova y dio por hecho su elección ante los medios locales.

Esta actitud ha sido la gota que ha colmado el vaso y ha provocado un profundo malestar en una parte importante del consejo (con 17 representantes), especialmente en los dos consejeros de UPL, el de UGT, dos del PP e incluso algunos del PSOE, según varias fuentes consultadas. El nombramiento de Carrera necesita una mayoría cualificada de votos. En teoría, PP y PSOE han alcanzado un principio de acuerdo para votarle. Pero fuentes del consejo admitieron ayer que 'no salen las cuentas'. Los descontentos hacen peligrar el nombramiento y ayer llegaron a poner de nuevo sobre la mesa una futura dimisión del presidente. UPL ya lo pidió hace unos días públicamente. Las negociaciones para recabar apoyos que salven la posición de Nafría seguían ayer a última hora.

La probabilidad de que Carrera no sea designado pondría en cuestión de nuevo a Nafría. En el último consejo una mayoría ya desaprobó su papel en la salida del anterior director y pidió informes para comprobar su legalidad. Nafría dijo ayer a la agencia Ical que no está 'preocupado' por esta cuestión.

UPL y la unidad de voto

UPL, formación que apoyó al PSOE para arrebatar al PP la alcaldía de León en las últimas elecciones, tiene la llave de lo que suceda. Su apuesta no eran ni Pérez ni Carrera, sino Lucinio Mencía, procedente de ex Argentaria.

Será clave, además, que PP y PSOE logren mantener la unidad de voto en sus consejeros (siete y cinco, respectivamente). En las votaciones suelen darse dos bloques: nueve de PSOE, UGT, UPL y un consejero independiente frente a ocho del PP y Csica.

El adiós de De Miguel en Bancaja

El presidente de Bancaja, Julio de Miguel, se despidió ayer de la asamblea general ante su próxima salida de la entidad, que se producirá el 15 de enero. En la última asamblea que preside, De Miguel agradeció a los consejeros y a los empleados el apoyo que le han mostrado durante sus seis años en el cargo. 'A todos, mi reconocimiento por el esfuerzo común, que ha hecho posible situar a Bancaja como el sexto grupo financiero español y tercero dentro del sector de cajas', añadió, informa Javier Alfonso.

Julio de Miguel no renovará por decisión del Partido Popular, que ha decidido sustituirle por el ex presidente de la Generalitat, José Luis Olivas. El todavía presidente hizo balance de sus logros al frente de la entidad y destacó que se ha doblado con creces el volumen de negocio y la cifra de beneficios, se ha multiplicado por dos y medio los recursos propios y la entidad ha alcanzado 'una dimensión internacional, no sólo con la oficina de Miami sino a través de una ambiciosa política de alianzas con entidades de numerosos países'.

El director general de Bancaja, Fernando García Checa, expuso las líneas estratégicas de la entidad en 2004, en el que destaca la voluntad de crecimiento con más oficinas y la mejora de la calidad del servicio y de la capacidad profesional del personal'.