EDITORIAL

Una opa de 14 años

Sólo 14 años ha costado que los Quince lleguen a un acuerdo sobre la directiva de opas. 14 años para un pacto que sería optimista llamarlo acuerdo de mínimos, pues no crea un mercado europeo de control empresarial. La Comisión Europea y España, único país en abstenerse, han mostrado su oposición a una norma de alcance tan limitado.

La parte buena es que hay, al menos, un texto de base. Un texto con más reservas a pie de página que normas efectivas, pero un texto sobre el que se puede trabajar, que puede servir de base para futuras negociaciones y que armonizará mínimamente la normativa de cara a la ampliación a Europa del Este. Nadie que se declare europeísta puede darse por satisfecho ante una directiva incapaz siquiera de definir el modelo de control empresarial. Pero existía el riesgo de un bloqueo indefinido y cerrar los ojos ante él tampoco habría solucionado ningún problema.