Deporte

La Copa América dejará 1.500 millones y lanzará la imagen de Valencia en el mundo

Valencia se enfrenta desde ayer a un acontecimiento que puede marcar su futuro. Pocos minutos antes de las 12 del mediodía la empresa encargada de designar la sede de la Copa América de vela de 2007 anunciaba que Valencia era la elegida frente a las candidaturas de Lisboa, Marsella y Nápoles. La alegría se desbordaba en la capital valenciana y al mismo tiempo los teléfonos de los principales hoteles de la ciudad empezaban a echar humo.

'Desde que se ha sabido no hemos parado de recibir reservas, algunas hasta 2005', explicaba un responsable de SH Hoteles, empresa que cuenta con uno de los hoteles de cinco estrellas de la ciudad. Y es que el sector turístico será uno de los grandes beneficiados. Ayer la junta directiva de Exceltur, el lobby turístico que agrupa a empresas como Barceló, Iberia, Meliá o NH, se reunía con el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. 'Esta competición supondrá un empuje para el sector en un momento en el que importa más el poder adquisitivo de los turistas que vienen que cuántos vienen', explicó José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

En la edición celebrada en Nueva Zelanda en 2000, la Copa América supuso unos ingresos de más de 100 millones de euros para el sector náutico de la zona, otros 100 millones para la construcción, 60 millones para el alojamiento, 70 millones para el sector del transporte y 30 millones para la industria del ocio.

Un ejemplo que ilustra la magnitud del evento: durante lo que dura la competición se produce una concentración de megayates que, al margen de ser un espectáculo turístico, generan ingresos en la ciudad que en la edición de 2000 se estimaron en 37 millones de dólares. Según la organización, el evento generará un impacto económico global en Valencia de más de 1.500 millones de euros, con la creación de 10.800 puestos de trabajo.

Un impacto que será sostenido durante cuatro años, ya que a partir de 2004 empezarán a llegar ya los organizadores y poco a poco se irán incorporando los 17 participantes en las regatas de clasificación, la denominada Copa Louis Vuitton. 17 equipos con más de 100 componentes cada uno y un presupuesto medio de 50 millones de euros por equipo. Estos participantes se establecen en la ciudad con sus familias por 2 o 3 años. En los contratos que ha firmado el consorcio de la candidatura de Valencia se incluyen cláusulas como facilidades para la incorporación al mercado laboral de los cónyuges de las tripulaciones o colegios para los hijos.

'En los contratos que firma AC Management empresa a la que se encargó por parte del equipo suizo la selección de la sede se marca hasta el último detalle de una competición que no deja nada a la improvisación', señala José Luis Martínez Navarrete, socio de Garrigues, bufete que ha llevado los intereses de la empresa suiza en España. Entre esos detalles, por ejemplo, la exigencia de que exista un número concreto de plazas hoteleras de alta calidad a precios de mercado -para evitar la especulación- y que estén a una distancia máxima del campo de regatas.

El consorcio que ha impulsado la candidatura de Valencia (formado por las Administraciones central, autonómica y municipal) ha pagado 60 millones de euros a AC Management, un canon que tenía que aportar cualquiera de las ciudades candidatas en caso de salir elegidas. Pero no será esta la única inversión que tendrá que realizarse con dinero público.

La candidatura valenciana se ha comprometido a reconvertir en zona deportiva una parte del puerto de Valencia. Incluirá una base para las embarcaciones de los equipos participantes, un centro de invitados de 3.000 metros cuadrados, un club de propietarios con helipuerto, una zona de amarre para megayates de más de 40 metros de eslora o las oficinas de AC Management. El presupuesto de esta obra no se conoce aún.

El hecho de que la Copa América regrese a Europa (donde no ha vuelto desde su primera edición en 1871) hace prever que la competición tendrá un mayor impacto mediático (y por tanto económico) que cuando se ha celebrado en Nueva Zelanda por los mejores horarios y cercanía de los aficionados.

Bassat, a la búsqueda de patrocinios

La agencia de Lluís Bassat se ha encargado de desarrollar la imagen de la candidatura de Valencia y tiene ahora como objetivo sacar la máxima rentabilidad a la misma.

'La Copa América tiene sus patrocinadores -Louis Vuitton y Rolex-, por lo que vamos a buscar patrocinadores de la sede, algo que hasta ahora no se ha hecho', explicó Borja Puig, ejecutivo de Bassat encargado de la Copa América.

Buena coartada para la construcción de hoteles

Proyectos como la dársena interior del puerto, la línea de metro Aeropuerto-Puerto y la mejora de infraestructuras del aeropuerto, se acelerarán con la celebración de la Copa América en Valencia. Pero quienes de verdad se pondrán las pilas son las empresas que están construyendo hoteles en la ciudad. Valencia ha vivido un boom hotelero espectacular en los últimos años. Se han abierto decenas de hoteles nuevos y en la actualidad hay decenas en construcción. Tanto creció la oferta que la patronal hotelera de la ciudad alertó sobre el incremento excesivo. Ahora todo apunta a que los promotores acelerarán la finalización de estos hoteles, muchos de ellos de alta gama (cuatro o cinco estrellas) para que estén listos para la llegada de los participantes en las regatas. También se acelerará la construcción de los 10.000 nuevos amarres programados en la costa valenciana, que se sumarán a los 17.810 existentes. Lo que no estará listo para 2007 será el AVE Madrid-Valencia, previsto para esa fecha inicialmente, pero que el Gobierno retrasó hasta 2010 como pronto.