La city

El paseo de Aznar y la normalidad

José María Aznar dio ayer un pequeño paseo por Barcelona. Salió a pie de la Cámara de Comercio tras una conferencia ante 200 empresarios y se dirigió, cruzando la plaza Pla de Palau, a la sede de la Delegación del Gobierno, ubicada a unos 100 metros. Su entorno aseguró que no es habitual que lo haga, aunque las distancias sean cortas. Una decena de fotógrafos fueron testigos de la imprevista caminata y de los esfuerzos de Aznar por ofrecer su mano a peatones que no daban crédito a sus ojos, por lo que no faltó quien interpretase que el presidente buscaba una foto paseando por Barcelona con toda normalidad. Los buenos resultados de ERC en las últimas elecciones han levantado muchos temores en el PP y ayer Aznar se propuso, a su manera, dar una imagen de absoluta tranquilidad.

Las cajas de ahorros sevillanas, en manos del PSOE gracias a un pacto con CC OO, están en el punto de mira del PP de Andalucía, que con la Ley Financiera tendrá aún menos peso. Las posibilidades de que los socialistas se echen en brazos de sus oponentes a cuatro meses de las elecciones autonómicas son remotas. El partido de Teófila Martínez pregona entre bastidores que CC OO hace las cajas ingobernables, sobre todo El Monte, y se muestra abierto a un pacto con el PSOE para desalojar de la presidencia a José María Bueno Lidón, propuesto por CC OO. Los socialistas ironizan afirmando que accederán a este plan el mismo día que el PP rompa con el sindicato en Caja Madrid.