Impuestos

Los asesores fiscales piden ceder a las regiones más IRPF y quitar el de herencia

La eliminación del impuesto de sucesiones sigue siendo objeto de debate entre los expertos fiscalistas. El último capítulo corresponde a la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf). Ayer presentó un segundo informe sobre la reforma del tributo, que completa el hecho público a comienzos de año.

El colectivo aboga por la supresión del tributo en transmisiones entre ascendientes, descendientes y cónyuges (tributarían los parientes más lejanos y todo tipo de donaciones), pero pide que ésta se haga de forma general a través de una ley nacional, en vez de dejar el asunto a cada uno de los Ejecutivos regionales como pretende el Partido Popular a partir de 2004 en los feudos en los que gobierna. El presidente de la Aedaf, Antonio Durán-Sindreu, recalcó ayer que una supresión parcial en función de lo que establezca cada comunidad autónoma agravará las diferencias territoriales que ya existen en la actualidad y 'contraviene claramente' la Constitución, en donde se aclara que en materia tributaria debe haber un mínimo común para todos los territorios. Sindreu recalcó que, aunque cedido, el impuesto de sucesiones sigue siendo un tributo estatal, 'en el que sólo al Estado corresponde definir o variar el hecho imponible'.

En su opinión, la supresión del tributo con una ley nacional llevaría consigo la necesidad de una compensación a las comunidades autónomas por la pérdida de ingresos, a través de una revisión del modelo de financiación autonómica. Sindreu propone que se ceda a las comunidades un tramo mayor de la recaudación del IRPF (actualmente se encuentra en torno al 33%), 'que podría alcanzar hasta el 40%'.

De una forma u otra se impone la revisión de un tributo que 'sólo lo pagan las clases medias', ya que las grandes fortunas utilizan instrumentos financieros (como la creación de sociedades instrumentales) para eludirlo.

Es la tesis también del catedrático de Derecho Tributario de la Universidad de Santiago, César García Novoa, para quien, además, existe doble imposición al colisionar el tributo con el impuesto de patrimonio.

Agravios comparativos. Asturias y Madrid, en las antípodas

¦bull; Durán-Sindreu valora el modelo andaluz de reforma del impuesto, por el que se fija un mínimo exento de 500.000 euros. No obstante, considera conveniente que la exención se eleve a un millón de euros.

¦bull; Las diferencias entre comunidades son obvias. Cantabria y La Rioja han rebajado el tributo, perjudicadas por la cercanía (efecto frontera) de Navarra y País Vasco, en donde casi no se tributa por heredar.

¦bull; Por una herencia de 300.000 euros se paga en Madrid una media de 12.943 euros. En Cantabría, sólo 6 euros.